ULTIMAS NOTICIAS

Por Ramón Peralta

Aunque ya parece que tenemos un siglo bajo la pandemia del coronavirus, todo luce indicar que la pandemia y sus efectos mortales se están acelerando en vez de disminuir, poniéndonos al borde de un oscuro e incierto futuro. El número de muertos que llegan casi a 143,000 y de contaminados a 3.95 millones siguen aumentando y peor que todo eso, es la incapacidad y el desorden de la presente administración Trump para enfrentar la temible pandemia.

Desde sus inicios, la presente administración ha dado muestra que no tiene la menor idea a qué nos estamos enfrentando. El propio Trump, dando muestra de su acostumbrada ignorancia, dijo que la pandemia era algo insignificante como un “flu” y que desaparecería tan pronto la temperatura se tornara caliente. Después que la pandemia tomó su curso con el aumento desproporcionado de los infectados, Trump tomó en sus manos la dirección del proceso desoyendo la recomendaciones de los científicos de la medicina y del propio comité que él mismo nombró para trazar los pasos a seguir. Las ruedas de prensa usadas para los especialistas trazar las pautas a seguir, fueron tomadas por Trump para dictar sus propias recomendaciones como si algo supiera de lo que estaba pasando. Mientras tanto, el caos se apoderó de la nación y miles de infectados llenaban los hospitales, y las muertes se incrementaban hasta convertir a Estados Unidos en el centro mundial de la  pandemia.

Las normas trazadas para hacer frente a la propagación de la pandemia, como el uso de máscaras, mantener la distancia y evitar las aglomeraciones, fueron ignoradas por el propio Trump, quien continuó de manera irresponsable convocando mítines y agrupaciones de personas para impulsar la propaganda de su reelección, como si eso estuviera por encima de la muerte de miles de norteamericanos y el progresivo descalabro de la economía con el aumento del desempleo y la paralización de la producción. En lo que a esto último concierne, Trump ha estado presionando a los gobernadores para que abran la economía  por encima del peligro que esto representa para la vida de los trabajadores y la población en general. Siguiendo esta línea de conducta, algunos de los gobernadores de su partido determinaron abrir sus estados, trayendo como consecuencia un incremento desproporcionado de los casos del coronavirus y por ende, la incapacidad de los centros médicos de responder a las emergencias de los infectados. Otro error que revela la incapacidad del gobierno, es la decisión del Presidente de llamar a la apertura de las escuelas sin tener un plan claro para proteger a los niños de los contagios de la peligrosa pandemia.

La improvisación demostrada por la administración ha empeorado la situación en todas las áreas. Debido a la inhabilidad de abrir la economía y el próximo agotamiento de los fondos que se destinaron para ayudar  a los desempleados, ha dejado al Congreso con escasas opciones.

En otras palabras, tenemos una administración donde la improvisación es el pan de cada día e incapacitada para responder adecuadamente a los avances de la epidemia, poniéndonos al borde de un oscuro futuro y un difícil porvenir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

 

Video de hoy

Andrés Abreu y Gabriela Hill pasan revista a las infomaciones más importantes de la edición de El Vocero Hispano de fecha 14 de agosto del 2020.

FOTO NOTICIAS