ULTIMAS NOTICIAS


Ramón Peralta
Una característica común en el ser humano es, ante todo, tomar el “yo”, que en latín se dice “ego”, como punto de partida de sus acciones. Como derivado de esta palabra, se cataloga como “egoísta” a una persona que pone por encima de todo, el “yo”, en la toma de sus decisiones. Esa conducta cuando se desborda y rebasa los límites del “yo”, en muchas ocasiones amenaza la cohesión de la comunidad y es ahí cuando se torna en peligro. El “yo” o el individualismo se convierte en el elemento definitorio de la comunidad, trayendo como consecuencia lo que hoy se denomina el “nativismo” y también el racismo. Es decir, lo que no es como “yo” no es auténtico y no pertenece a la comunidad donde me desenvuelvo.
Como resultado de esa conducta, nacen en las comunidades categorías definitorias que dividen a los seres humanos que las componen, poniendo a unos por encima de otros y tomando como base ideas caprichosas totalmente ajenas a la esencia humana. Surgen los desprecios a otros porque no tienen la piel igual que “yo”; o porque proceden de otras culturas; o porque no tienen la misma educación que “yo”; o porque no pertenecen al mismo grupo religioso que “yo”; o porque no actúan igual que “yo”, etc.
De manera que el “yo” se convierte en el centro donde giran todas las cosas no importando las consecuencias. En la sociedad americana es muy común encontrar la idea y la práctica de que el individuo está por encima de todo. Se rinde culto al individuo por encima de los intereses de la sociedad. Este tipo de conducta pone en peligro la armonía de la comunidad y la esencia misma del hombre que por naturaleza es un ser social. El “yo” no existe al margen del entorno social y por esta razón es que en el presente momento, en que estamos siendo atacados por una terrible pandemia, es urgente que pongamos a un lado los intereses desmedido del “yo” y nos enfoquemos en el interés comunitario, no importa las características del entorno social en que vivamos.
En otras palabras, el Coronavirus, aun con sus negativas y nefastas consecuencias, nos ha enseñado que la solidaridad es parte de la esencia misma de nuestra naturaleza y un elemento esencial para preservar nuestra existencia. Por eso, causa repulsa, por no decir rechazo, ver aquellos individuos que hoy públicamente, por el simple hecho de poner el interés de su “yo” por encima de la comunidad, rehúsan seguir las

normas que se han impuesto para detener la expansión de la pandemia, causando disturbios y poniendo en peligro la salud de los demás.
En ese sentido, los presentes momentos demandan de nosotros echar a un lado los intereses particulares y poner en alto el sentido de la solidaridad para evitar seguir sucumbiendo a los efectos del Coronavirus, que hasta el momento se ha llevado consigo miles de vidas útiles y prácticamente ha paralizado la economía del país con sus secuelas de hambre y pobreza, principalmente entre los miembros de nuestra comunidad hispana.

Ramón Peralta

Las cifras de infectados y muertos, verificados hasta hoy como producto de la pandemia del Coronavirus, revelan una alta proporción de casos entre los hispanos como en ningún otro grupo social. Además de los casos que los números muestran y los estragos de la pandemia en la comunidad como tal, la situación ha desempolvado otras realidades que no tienen que ver directamente con la condición física, biológica o procedencia de los infectados, sino con otros factores de carácter social, que ordinariamente pasan desapercibidos y que la pandemia ha desempolvado.
Entre los datos que han revelado los estudios como indicativos de la prevalencia del virus entre los hispanos, sobresalen dos elementos básicos: las condiciones de aglomeración familiar en que suelen vivir los hispanos y los tipos de trabajos en que se desenvuelven, que en la mayoría de los casos implican trabajos de altos riesgos en industrias como las empacadoras de carnes, trabajos hoteleros, agrícola, construcción y otros de esa categoría.
Los factores antes señalados, han puesto los latinos en los primeros lugares entre los afectados por la pandemia. De acuerdo a los estudios, y uno específicamente dirigido por Carlos Rodríguez Díaz, Profesor Asociado de la Universidad de Washington, los latinos representan el 33% de los casos aunque en realidad son solo el 18% de la población. De cada 10,000 latinos 73 de ellos han contraído el virus, sin embargo, entre los negros solo se han conocido 62 casos y 23 entre los blancos. Estos casos se hacen mas altos en los estados de Texas, Florida y California, donde vive la mayoría de la población hispana. Algo extraño es que la población hispana tiene los porcentajes mas altos de infectados entre las edades de 0-64, sin embargo, en la población de mas edad, es decir, de 65 años en adelante, tanto los blancos como los negros tienen mas altos porcentajes de muertes.
Otros de los factores que influyen en el alto número de casos en las comunidades hispanas, son entre otros: falta de acceso a los centros de cuidado de salud; la gente acude a los hospitales y centros de servicios de salud cuando se sienten muy mal y cuando el progreso de la pandemia está muy avanzado y es más difícil de manejar; aglomeración en los trabajos, sobre todo, en la empacadoras de carne, donde por esa condición, el contagio se produce mas fácil; carencia de seguros de salud en los trabajos de construcción, impidiendo esto a que los trabajadores

se inclinen a buscar servicios de salud, sobre todo por los altos costos prevalentes en esta sociedad, donde los centros de servicios hospitalarios cada vez mas dan prioridad a los costos que a los servicios mismos, convirtiéndose en puros negocios. No se puede desestimar en este sentido, los bajos salarios prevalecientes en los tipos de trabajos que desempeñan los inmigrantes, hecho éste que los aleja de las posibilidades de buscar servicios de salud adecuados. Por otro lado, ahora mismo los indocumentados no pueden recibir desempleo ni el cheque de ayuda que ofrece el gobierno.

Otro factor que hay que considerar es que, las informaciones sobre la pandemia no se ofrecen siempre en español, dejando desinformada un alto porcentaje de la población que solo habla esa lengua. También, las pruebas del virus están escasamente disponibles en las áreas donde se concentran poblaciones hispanas.

Entre otras de las causas de las altas muertes hispanas es, el temor existente en la comunidad de inmigrantes de ser identificados por los organismos de inmigración, ICE, y luego ser deportados. La comunidad de inmigrantes vive bajo este temor por la política de tierra arrasada y de deportación contra el inmigrante emprendida por la administración Trump. No son pocos los miembros de la comunidad de inmigrantes que sienten temor hasta de salir a las calles como consecuencia de la política trumpista, hecho que ha afectado que acudan a los centros de salud. Ante esta situación, es sumamente importante que los sectores de servicios y de ayuda a la comunidad de inmigrantes lleven la voz de alerta ante las amenazas de la terrible pandemia y así evitar que sus efectos sean mayores.

TRUMP NUEVAMENTE ATACA EL CONTEO DE INDOCUMENTADOS EN EL CENSO

Trump nuevamente ataca el conteo de indocumentados en el censo para que sean excluidos cuando se determinen la distribución de congresistas por estado. El año pasado, la Corte Suprema de Justicia dijo, que Trump no puede hacer preguntas sobre el estatus migratorio de las personas en el censo. El está intentando que no incluyan a los indocumentados al determinar cuantos congresistas de los 435 corresponden a cada estado, basado en la cantidad de personas del censo más reciente, por ejemplo, California recibe la mayoría, y estados como Dakota del Norte y otros, que están menos poblado, reciben menos.

La constitución al hablar del censo cada 10 años establece, que debe incluir la cantidad de personas, no especifica nada sobre si son indocumentadas o documentadas, pero Trump está pidiendo que no incluyan a los indocumentados y que en estados como California, New York, Florida y Texas, que tienen ciudades con muchos indocumentados, no deben tomar éste número como base cuando definan la distribución de los congresistas.

El pasado martes Trump firmó un memorándum ejecutivo ordenando que cuando decidan la distribución de los congresistas no tomen en cuenta el conteo de las personas indocumentadas, el problema es que esto no solamente está en contra de la constitución, que solo habla de “personas” ni documentadas ni indocumentadas, si no además, cómo van a determinar eso si en el censo no pueden hacer una pregunta de quien está legal o no; o quien es ciudadano y quien no, entonces lo que Trump piensa hacer es utilizar otro método de conteo para intentar calcular cuántos son ciudadanos y cuántos no, y no hay manera de que puedan calcular eso de manera precisa, lo que es otro problema con su memorándum.

El ACLU está ahora mismo presentando una demanda legal en contra de este memorándum, que al parecer no es constitucional y nuevamente las cortes serán las que determinen su validez.

Este es otro ejemplo de como Trump continua discriminando a los indocumentados y latinos en particular.

VICTORIA EN LA CORTE DE APELACIONES RELACIONADA AL ASILO

El viernes pasado la corte de apelaciones del distrito de Columbia falló con una votación de 2 a 1 a favor de los inmigrantes, que estaban desafiando uno de los cambios en contra del asilo, especialmente el que se refiere a las personas pidiendo asilo basados en abusos domésticos y persecución de pandillas. El caso es conocido como Grace v. Whitaker.

Los doce solicitantes de asilo que demandaron los cambios “argumentaron principalmente, que las políticas elevaron los requisitos para demostrar un temor

creíble de persecución muy por encima de lo que pretendía el Congreso” cuando aprobó la ley en 1980, explica el dictamen de la corte.

El juez dijo, que la manera en que la administración de Trump había hecho estos cambios en contra de las personas pidiendo este tipo de asilo, que es el más común, especialmente para las personas de Centroamérica, no fueron hechos legalmente como deben ser bajo lo que se llama la Ley de Procedimientos Administrativos y debían de haber presentado estos cambios para el período de comentarios públicos o hacerlo a través del congreso.

Coincidentemente, ahora mismo el presidente está tratando de hacer estos cambios a través de un reglamento y apenas la semana pasada terminó el período para recibir comentarios del público.

El Registro Federal recibió más de 5,000 comentarios en contra de estos cambios. Esperamos que tarden mucho tiempo en revisarlos, hasta después de las elecciones, mientras las personas que están pidiendo asilo por violencia doméstica y problemas con pandillas tengan una situación más fácil por lo menos en la entrevista de miedo creíble aunque no necesariamente en las cortes de inmigración. Seguiremos defendiendo a los asilados y luchando políticamente para que tengan la oportunidad de solicitar de forma justa un asilo.

Richard Kessler, es un abogado con 39 años
de experiencia, especialmente en el área de Inmigración.
Si necesita una consulta por favor llame al (616) 235-4577 local 1(800) 235-4522 larga distancia o visite nuestra página en Internet
www.lawkessler.com

Bueno señores, la gobernadora Whitmer dijo que, “dijo mi amá que siempre no”. La ejecutiva, llamada “dictadora” por los republicanos, ordenó de nuevo a los bares a no dar servicios en el interior de sus establecimientos e impuso limitaciones al número de personas que pueden estar afuera. La razón: han aumentado los nuevos casos del Coronavirus desde que se flojó un poco la soga. Eso quiere decir, que ¡a recogerse de nuevo!

Al mismo tiempo el director del Departamento de Salud del Estado, Robert Gordon, recordó que habrán multas y suspensión de licencias para los establecimientos que violen la disposición. Esas limitaciones no son solo para negocios. Las personas particulares no pueden hacer reuniones de mas de 10 personas en el interior de un lugar público y de mas de 100 afuera.
Es Obvio que la gobernadora no sabe cómo son las familias hispanas. 10 es un número muy bajito cuando se habla de una familia de 14, mas el primo, mas la abuela antes de llegar los invitados.

La verdad es que este mundo ha estado siempre de cabeza. No hemos encontrado la cura del COVID-19 y estamos mandando una nave a encontrar marcianos en Marte. En ese planeta no hay gente, ni mosquitos ni lombrices, porque no hay agua. Si Trompo Loco está en eso para ganar votos, que se olvide, que los marcianos no votan.

Hablando de gente que está mas lejos que la luna, ahora se ha desatado una ola babosos escribiendo sobre los “fracasos del socialismo”. ¡Que interesante! ¿Por qué no hablamos de los fracasos del capitalismo? El planeta tierra tiene 7,800 millones de habitantes, entre los cuales 240 millones de niños pasan hambre y mueren por desnutrición en países capitalistas.
Entonces ¿Porque ese cuento ahora?
Porque actualmente hay en el mundo una avanzada de la ultraderecha encabezada por los americanos pro Trump y seguida por grupos racistas de Europa del este y del oeste. Estos están respaldados por debajo de la mesa por grandes corporaciones que temen que surjan gobiernos que se dediquen a ayudar al pueblo y no a favorecerlos a ellos.
Esos libritos y videos que están haciendo contra el socialismo dicen toda clase de mentiras. Por ejemplo, ponen a la India y a Bangladesh en la lista de países socialistas para decir que en el socialismo se pasa hambre. India nunca ha sido socialista, ni en su economía ni en su gobierno, es tan capitalista como los Estados Unidos. Esto no lo decimos para defender el socialismo, sino para desmentir a los “intelectuales” mentirosos pagados para mentir.

Finalmente, en aproximadamente cien días iremos todos, o la mayoría de nosotros, a votar por nuestro candidato para la presidencia de Estados Unidos. Si se reelige el que está, la Casa Blanca será transformada en un manicomio, si gana el contrario, en un asilo de ancianos.
¡Que San Ramón nos saque con Bien!

Nos vemos en los próximos jalapos si la Virgencita lo permite.

Señores la gobernadora, Gretchen Dictadora Whitmer, la doctorcita encargada del Departamento de Salud y el Cuco, entre otros, hablaron el miércoles para informar de cómo van las cosas con el Coronavirus.  La verdad es que está haciendo muy buen trabajo, y gracias a la “dictadora” no está peor.

Entre las informaciones que dieron al público está, que Grand Rapids es el centro de la pandemia en Michigan, porque es el de mayor número de casos por habitantes. En otras palabras, que los vivimos aquí debemos cumplir las reglas para que no terminemos mirándonos el dedo gordo del pie derecho. Ya lo saben.

 

Señores, comenzaron a presentar en la corte a los manifestantes del Black Live Matter que causaron destrozos en los negocios del Centro de la Ciudad.  Okay, entonces que comiencen por juzgar a los rebeldes que pusieron una bomba en un barco inglés en Boston para despertar la rebelión por la independencia de Estados Unidos.  El caso de George Floyd, despertó la rebeldía de la juventud americana contra los abusos de las autoridades policiales.  Lo que ocurrió el 30 de junio en el Downtown de Grand Rapids fue una rebelión del pueblo y eso no cabe en los tribunales. Pero, ¿que se puede esperar, de un jefe de policía que no sabe en qué lugar está, y un fiscal republicano?

¡La historia hablará!

 

Hablando de desubicados, el Presidente de la compañía Goya, Robert Unanue, metió la pata hasta el cuello y luego en vez de disculparse lo ratificó. Lo invitaron a un evento en la Casa Blanca y en éste se decantó de elogios a Donald Trump.  El muy idiota, parece que pensó que la comunidad hispana en los Estados Unidos piensa igual que la comunidad hispana del sur de La Florida, donde Hitler es todavía un líder, Pinochet un patriota y Somoza una víctima de los comunistas.

Esa metida de pata, no solo demuestra que el tipo es un energúmeno, sino que es un pésimo empresario.  Lo primero que un buen comerciante tiene que conocer es el carácter de su clientela, sus gustos y sus valores.  Quizás por sus buenos empleados, la empresa logró pegar en el sazón, pero lamentablemente su jefe, se cagó fuera del cajón.

 

Cuando un grupo llamó a un boicot contra Goya, saltaron como avispas del panal, los farsantes de Univisión y Telemundo, a defender al señor Unanue.  Claro, esa empresa gasta cientos de miles de dólares en publicidad en esos medios cuyos dueños no son latinos inmigrantes, sino americanos y empresarios de México y La Florida.  ¡Por la plata baila mono!

 

Otro que perdió el hoyo fue el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.  El hombre, que es copia con poco toner de Donald Trump, se hartó de hablar en contra de las medidas de precaución contra el Covid-19 hasta que terminó infectado.  Le deseamos que se sanen, él, y también el pueblo brasileño. Él del Coronavirus y los brasileños de él. ¡Salvo sea el lugar!

 

Señores cristianos y no cristianos, debemos orar por la salud de la juez de la Suprema Corte Ruth Bader. La señora fue hospitalizada y si no logra salir bien todo el país va a perder.  Ruth Bader ha sido una ferviente defensora de los derecho ciudadanos desde los años 60. Si ella no logra incorporarse a la corte, le tocará Donald Trump nombrar un nuevo juez, el cual, estamos seguros que será una basura como él.  Ruth Bader, que ya casi llega a los 90s, no se ha retirado para evitar que un enemigo del pueblo ocupe su lugar.  Roguemos porque no tenga que retirarse hasta que salgamos de Trompo Loco. ¡OREMOS!

 

Nos vemos en los próximos jalapos si Goya lo permite.,

 

 

 

 

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

 

Video de hoy

Entrevista con La Cámara Hispana de Comercio

FOTO NOTICIAS