ULTIMAS NOTICIAS

Por Ramón Peralta

El próximo tres de noviembre se nos presenta nuevamente el derecho a ejercer el voto, que en la presente circunstancia adquiere una dimensión especial, ya que, es la oportunidad de sacar del gobierno una administración que se ha destacado como ninguna otra, no solo en maltratar despiadadamente los sectores mas vulnerables de nuestra comunidad, sino también en desconocer y echar por el suelo los tradicionales procedimientos de respeto a las normas institucionales de la nación.

No es un secreto para nadie, que Trump ha procedido durante estos casi 4 años como un autócrata en su accionar. Como ninguna otra administración, Trump ha desarticulado la tradicional armazón de la maquinaria del estado trayendo a su lado improvisados funcionarios sin ninguna experiencia en los asuntos de gobierno. Esta administración ha implantado records en el reemplazo de funcionarios, que además de las razones expuestas, se ha debido al sentido personalista como Trump maneja los asuntos de estado, que según muchos expertos, quiere arrastrar a los demás como si fuera el líder de un culto religioso, trayendo como consecuencia la partida de valiosos funcionarios y conocedores de las intríngulis del estado. Trump todo lo sabe y nadie es mejor y superior que él, no importa del asunto que se trate. Ese centralismo en la manera de gobernar es lo que ha dado lugar a las caóticas e improvisadas respuestas a la pandemia del Coronavirus y que ha traído los trágicos efectos de ésta en la población, con su secuela de miles de muertos y una economía al borde del colapso. 

Mas que ningún otro presidente, el presente mandatario es alérgico a las críticas a sus puntos de vista y por eso, ha estado en constantes fricciones con los medios de prensa a los que ha catalogado como portadores de “falsedades”, o como se dice en inglés “fake news”. El objetivo de esta práctica es sembrar en la población el descrédito de los medios y negar la posibilidad de la existencia de juicios independientes. En esta misma línea de acción, el Presidente Trump apela constantemente al uso de la mentira y los falsos datos cuando quiere justificar sus acciones. De acuerdo a las estadísticas sobre ese hecho, dicen que el Presidente, hasta julio del presente año, ha hecho cerca de 19,000 mentiras.

Sus prédicas de índole racistas han incentivado la división y la polarización en la sociedad, sobre todo aquellas dirigidas en contra de los inmigrantes a los que ha catalogado de “animales”, “ladrones”, “asesinos”, “violadores” y “criminales.” En el mismo orden, ha desatado una caza de brujas contra los inmigrantes procedentes de Latinoamérica, los que hoy sufren uno de los ataques mas bestiales que se conozcan en los últimos años. Miles de niños han sido arrebatados de los brazos de sus padres y confinados a lugares totalmente inapropiados y carentes de los mas elementales servicios de salud. A eso se ha unido su obsesión de construir un muro en la frontera con México, que los entendidos en los asuntos de inmigración califican como un absurdo, ya que, ese no es el camino para resolver el problema inmigratorio.  

No se puede pasar por alto, que la administración Trump se ha entregado a los brazos del pequeño grupo de multimillonarios a quienes rebajó los impuestos, aumentando la desigualdad económica de la nación y llevando a la pobreza a millones de norteamericanos. Al mismo tiempo, ha incentivado el faccionalismo tanto económico como racial.

Por otro lado, su política exterior ha sido un desastre, aislando a Estados Unidos de sus tradicionales aliados y creando las bases para un mundo mas polarizado.

Una administración con este record no merece que los votantes endorsen un voto a su favor. Por tanto, no bote tu voto votando por Trump.

 

 

 

 


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Andrés Abreu, Ramón Peralta,. Lupe Montigny y Daniel Castro, comentan sobre las recientes elecciones.

FOTO NOTICIAS