ULTIMAS NOTICIAS

Por Andrés Abreu

 

GRAND RAPIDS, MICHIGAN (EVH).- El Vocero Hispano comenzó sus labores en febrero de 1993 en la casa de su editor, en la 42 Whitey SW.  Frente a esta vivía un fotógrafo retirado de unos 70 años de edad, llamado Bill Hill del que tuvimos el honor de su amistad.  Hill tomaba fotos para agencias publicitarias y sus fotos sobre ambientes naturales eran comúnmente publicadas en revistas de circulación nacional como The Nature Conservancy, National Wildlife y National Geographic.

Bill, frecuentemente cruzaba la calle con un fardo de fotos para mostrarnos sus trabajos.  Entre esas fotos había algunas que tomó durante la celebración del Festival Mexicano en la década del 70, y entre estas estaba la foto de un hombre elegantemente vestido de charro con un cigarro entre sus dedos con la mirada firme al horizonte, recreando la genuina imagen del caballero mexicano. Bill lo conocía, pero con el tiempo y los cambios de ubicación del periódico perdimos la información.  Gracias a la tecnología de hoy en la comunicación, especialmente los medios sociales, sabemos hoy que se trata de Rafael Arriaga, el fundador del primer restaurante genuinamente mexicano en el oeste de Michigan.

De acuerdo a un artículo publicado en el periódico Grand Rapids News en 1967, escrito por Richard O. Wright, Arriaga llegó a Grand Rapids en 1947, trabajó en las factorías como la mayoría de los inmigrantes y se regresó con su esposa a México, a su pueblo natal Celaya, donde, haciendo provecho de su dominio del inglés, trabajó como intérprete.  Dos años después él y su esposa decidieron regresar a Michigan y Arriaga trabajó en una tienda de electrodomésticos como vendedor.  Según Wright, para esa época la comunidad hispana en Grand Rapids era de tan solo mil personas.  Pero eso no le preocupó a Arriaga en la hora en que decidió abrir un restaurant.  Así nació en 1955 el primer restaurante mexicano del oeste de Michigan, el “Fiesta Café”, localizado en la calle en la calle Madison de Grand Rapids.

Arriaga, era un comerciante de mente brillante.  Sabía que abrir un restaurante de comida mexicana, no solo le atraería a los clientes inmigrantes, sino que incorporaría un nuevo sabor en el mercado culinario del oeste de Michigan que impactaría grandemente en la comunidad.  Fiesta Café fue todo un éxito. 

El 10 de julio de 1967 ya Arriaga abría las puertas de su segundo el restaurante, el Fiesta Mexicana 2. Localizado en la 3860 de la avenida Plainfield.

Arriaga era un hombre orgulloso su origen, de su país natal y de todo lo que había logrado al emigrar a Estados Unidos.  Decía en la entrevista con Wright, “Estar orgulloso de tus logros, tu familia, tus amigos, tu herencia e incluso de ti mismo parece hacerte brillar por dentro y por fuera sobre todo, si has hecho todo lo posible, has dado lo mejor y disfrutas de los resultados en tu corazón”.

Rafael Arriaga participaba activamente en las fiestas mexicanas que se realizaban en Grand Rapids, especialmente el tradicional Festival Mexicano.  Para la ocasión vestía su traje de Charro y junto a su hermana deleitaba al público danzando los tradicionales ritmos mexicanos. Arriaga murió en el 2003.

Al publicar su foto en los medios sociales para identificarle, llovieron los comentarios de familiares y amigos que guardan dulces recuerdos del que llamaban “el tío Ralph”.

Pare el Vocero Hispano es un orgullo y placer dar a conocer a nuestras nuevas generaciones a quienes sentaron las bases para la creciente y emprendedora comunidad que somos hoy.

 


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Al Día con El Vocero Hispano: Teresa Hendricks

Andrés Abreu habla con la abogada Teresa Hendricks sobre los trabajadores migrantes.

FOTO NOTICIAS