ULTIMAS NOTICIAS

Por BARBARA ORTUTAY

OAKLAND, California, EE.UU. (AP) — El director general de Facebook, Mark Zuckerberg, ha mantenido su rechazo a tomar medidas contra los posts provocadores del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha difundido desinformación sobre el voto por correo y, en opinión de muchos, fomentado la violencia contra manifestantes.

Sus críticos, sin embargo, se están multiplicando. Varios empleados han dejado sus puestos por el tema, y líderes de derechos civiles que se reunieron con él el lunes por la noche tacharon de “incomprensible” la explicación de Zuckerberg de por qué decidió dejar pasar los posts de Trump.

Al día siguiente de que docenas de trabajadores de Facebook hicieran una protesta virtual por la cuestión, el jefe de la compañía se reunió el martes con empleados para una sesión de preguntas y respuestas por videollamada. Durante la sesión, según reportes, Zuckerberg insistió en su postura de dejar estar los mensajes de Trump, aunque sí sugirió que la firma estudiaba hacer cambios en sus políticas sobre “uso de la fuerza del estado”, una categoría en la que entraba el mensaje de Trump sobre Minneapolis.

Twitter, plataforma rival de Facebook, señalizó y degradó un tuit de Trump en el que aludía a las protestas contra la violencia policial en Minneapolis con la frase “cuando empiezan los saqueos, empiezan los disparos”. Pero Facebook mantuvo un mensaje idéntico en su plataforma. Zuckerberg explicó su argumento el viernes en un post en Facebook, una postura que ha reiterado varias veces.

“Sé que mucha gente está molesta porque dejáramos los post del presidente, pero nuestra posición es que debemos permitir tanta expresión como sea posible salvo que cause un riesgo inminente de daños específicos o peligros detallados en políticas claras”, escribió el directivo.

Las renuncias, que varios ingenieros tuitearon y compartieron en LinkedIn y Facebook, también comenzaron el martes.

“Estoy orgulloso de anunciar que para cuando termine el día, ya no soy un empleado de Facebook”, tuiteó Owen Anderson, que fue gerente de ingeniería en la firma durante dos años. “Para ser claros, esto llevaba tiempo en marcha. Pero tras la semana pasada, estoy feliz de no seguir apoyando políticas y valores con los que discrepo con vehemencia”.

Anderson no fue el único en abandonar la compañía.

“Hoy presenté mi renuncia en Facebook”, dijo Timothy J. Aveni, ingeniero de software y que llevaba un año en la compañía, en un mensaje en sus cuentas de LinkedIn y Facebook. “No puedo soportar el rechazo continuado de Facebook de actuar ante los mensajes discriminatorios del presidente, dirigidos a radicalizar al público estadounidense. Tengo miedo por mi país, y veo a mi empresa no hacer nada para desafiar una situación cada vez más peligrosa”.

Anderson y Aveni no respondieron en un primer momento a mensajes pidiendo comentarios.

“Reconocemos el dolor que siente ahora mismo mucha de nuestra gente, especialmente nuestra comunidad negra. Instamos a los empleados hablar abiertamente cuando discrepan con la dirección”, indicó Facebook en un comunicado. “Cuando afrontemos más decisiones difíciles sobre contenido, seguiremos buscando su opinión sincera”.

Barry Schnitt, que fue director de comunicaciones y política pública de Facebook entre 2008 y 2012, escribió un duro post en Medium el lunes. “Facebook dice, y puede que incluso crea, que está del lado de la libertad de expresión”, escribió. “En realidad se ha puesto del lado del beneficio y la cobardía”.

“No creo que sea una coincidencia que las decisiones de Facebook satisfagan a aquellos en el poder que han hecho de la desinformación, el racismo descarado y la incitación a la violencia su bandera”, añadió.

Zuckerberg y otros líderes de la firma se reunieron con líderes de derechos civiles el lunes por la noche. Al parecer, la conversación no fue un éxito.

“Estamos decepcionados y consternados por las incomprensibles explicaciones de Mark sobre permitir que los posts de Trump sigan publicados”, escribieron en un comunicado conjunto tres líderes de los derechos civiles. “No demostró comprender la historia o actualidad de la supresión del voto y se niega a reconocer cómo está facilitando Facebook la llamada de Trump a la violencia contra manifestantes”.

Firmaban el comunicado Vanita Gupta, presidenta y directora general de la Leadership Conference on Civil and Human Rights; Sherrilyn Ifill, presidenta y abogada jefe del Fondo Educacional y de Defensa Legal de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color (NAACP por sus iniciales en inglés) y Rashad Robinson, presidente de Color of Change.


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

 

Video de hoy

Esta Semana con El Vocero Hispano: Edición 1190

FOTO NOTICIAS