ULTIMAS NOTICIAS

Por Ramón Peralta

Recientemente, la revista Newsweek destacó en un reportaje, que fue reproducido por otros medios, en el que daba cuenta sobre las exhortaciones del pastor Jesee Duplantis  a su feligresía y en las que llamaba a sus feligreses y seguidores a aportar dinero porque según él: “Jesús todavía  no ha regresado a la tierra porque los creyentes han donado poco dinero a su iglesia.” El texto completo decía: “La semana pasada, durante un evento religioso para recaudar fondos, Duplantis interpretó a su manera un pasaje de la Biblia afirmando que solo las donaciones de los fieles pueden acelerar el día de la llegada de Cristo, al tiempo que se jactaba de su fortuna.” Este mismo pastor había llamado la atención en el pasado al requerir a los feligreses y seguidores para comprarse su cuarto avión privado, evaluado en millones de dólares.

Pero este señor no está solo, ya que lo acompañan una pléyade de hombres y mujeres que a través de los años han estado manipulando a millones de fieles, que ingenuamente se entregan a estos “profetas” del engaño y la mentira. Durante las décadas de los 1970s y 1990s estos “profetas” florecieron a través de lo que llamó el “Tele-evangelismo”. Entre los mas destacados de esta época están los nombres de Jimmy Swaggart y Jim Baker y su esposa Tammy Faye Baker. El imperio del primero cayó después de un escándalo en prostitución y el segundo, en el manejo escandaloso de dinero en empresas hoteleras, lo que lo llevó a pasar unos cuantos años en la cárcel.

Estos falsos profetas  fueron reemplazados por otros que hoy abundan en la sociedad americana, que arrastran a miles de ingenuos creyentes a quienes manipulan hasta el punto de ponerlos de rodillas,  haciéndoles creer que sus falsos engaños son partes del mensaje divino. El fenómeno se da en todos los niveles de la práctica religiosa pero con mayor o menor nivel dependiendo de los sectores socio-económicos en que están asentados. Así existen las conocidas “Mega Churches” de marcas locales y con iglesias parecidas a los estadios deportivos techados, capaces de alojar a miles de sus seguidores.  Al igual que los “tele-evangelistas”, estos nuevos “profetas” usan las mismas prácticas para atraer seguidores y a su vez dinero. Esto ha dado lugar, al surgimiento de una claque de líderes religiosos con inmensas fortunas y propiedades semejantes a las celebridades del negocio y el arte. Es común la ostentación que estos señores hacen mostrando carros lujosos, mansiones, aviones privados y costosas propiedades. 

Las fortunas de estos predicadores ya son bien conocidas y aparecen expuestas en los diarios nacionales. Para muestra expondremos los nombres de algunos de los mas conocidos: Kenneth Copeland o Kenneth Copeland Ministries, posee una riqueza estimada en $300 millones; Pat Robertson, productor del famoso show religioso “Club 700”, con capital de $100 millones; Joel Osteen, con una mega church en Texas, cuyo capital es $100 millones; Benny Hinn, con fortuna de $60 millones; Creflo Dollar, con $27 millones de capital; Billy Graham dejó una fortuna de $25 millones; Rick Warren $25 millones; T. D. Yakes, famoso pastor afroamericano de Georgia, su capital se estima en $20 millones; Franklin Graham, hijo de Billy Graham con una fortuna de $10 millones; y por último, Yoyce Meyer con $8 millones. Estos son los mas conocidos, ya que existen otros tantos  que acumulan fortunas vendiendo la palabra del enviado de Dios, que vivió, vistió y dio ejemplo de pobreza.

Además de sus riquezas, estos señores del dinero religioso reciben subsidios  por sus ingresos. De acuerdo a estudios realizados por la Universidad de Tampa, las Mega Churches reciben alrededor de $71 billones en subsidios por impuestos federales y estatales por año. El Washington Post estima la suma en $83 billones.

Otra realidad que se expone en los estudios de estas empresas religiosas, es que a pesar de la facilidad como obtienen sus riquezas, no pagan salarios decentes a los que usan como empleados. Un empleado reportó que él solo recibía $400 por semana. No hay lugar a dudas, que el “ministerio religioso” de estos “profetas” no es mas que un comercio que usa el engaño como medio para el bien vivir en nombre de Dios. Con “profetas” como estos, el diablo está demás.

 


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Esta Semana con El Vocero Hispano: Edición 1260

 

Andrés Abreu y Edith Reyes comentan sobre las noticias del 12 de noviembre en la edición 1260 de El Vocero Hispano.

FOTO NOTICIAS