ULTIMAS NOTICIAS

La disyuntiva entre trabajar por menos o descansar por más

 

Cuando las autoridades federales decidieron proporcionar ayuda financiera a las familias americanas para enfrentar los azotes de la pandemia, lo hicieron con los cálculos correctos de qué es lo que éstas necesitan para cubrir sus necesidades.

Esto, hizo saltar como un torpedo la enorme diferencia entre el salario que reciben los trabajadores y el costo de la vida.

Ahora las empresas, se enfrentan al problema de la carencia de trabajadores porque, como es obvio, con los ingresos de auxilio de desempleo, éstos pueden costear mejor sus necesidades que con el salario que reciben por 40 horas de labores.

Para los republicanos, esto es una muestra de que, ayudar a las familias afecta las empresas, y en consecuencia, según ellos, crea desempleo.

A nuestro entender, es todo lo contrario.

De acuerdo a la ley de la oferta y la demanda, ahora los empleadores se están viendo obligados a ofrecer mejores salarios con lo que se estaría empujando hacia el balance necesario entre la fuerza de trabajo y el pago por ella.

El valor de una hora de trabajo no es el que le de la gana el empleador, sino el que determinen los ingresos de la empresa.

Puede que ahora, muchas empresas opten por tecnificar su producción para reducir la mano de obra para disminuir su dependencia del factor humano y aumentar el margen de sus ganancias.

Pero resulta que quienes consumen lo que muchas de esas empresas producen son los mismos trabajadores y dejarlos sin empleo es los mismo que quitarse ellos mismos sus clientes.

Creemos que lo que las empresas se ahorran reemplazando asistentes y representantes del servicio al cliente, con contestadores automáticos o robots, no es algo que debe quedar para sus cuentas bancarias, es una ganancia que debe ir en gran parte al estado para que éste pueda sostener a las familias de esos trabajadores que perdieron sus empleos.

Esta es la forma correcta de hacer justicia en una sociedad organizada. Porque el capitalismo dentro de la democracia no es licencia para depredadores de ingresos.

Empresas como Amazon producen miles de millones de dólares en ganancias netas a la semana que se multiplican por miles de veces lo que pagan a sus empleados y que terminan en las cuantas de sus CEOs.

Aumentar los impuestos a las grandes corporaciones es una forma justa de compensar lo que esas empresas les arrebatan a los trabajadores norteamericanos.

La solución no está en quintándoles las ayudas a los desempleados para crear necesidades que al fin de cuentas a quienes realmente afectan es a los niños, en cuyas capacitaciones descansa el futuro del país.

La disyuntiva entre trabajar por menos y descansar por más, no es mas que la clara visión de un desbalance entre lo que pagan los que tienen más y las necesidades de los que tienen menos.


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Entrevista con Ana José, de la Cámara Hispana de Ciomercio del Oeste de Michigan.

FOTO NOTICIAS