ULTIMAS NOTICIAS

Los medios sociales, y los nuevos instrumentos del poder

Sucede que nos acostamos a dormir en primavera y despertamos en invierno, en una cama diferente, rodeados de insectos de verano, pero bajo el temblor de un frio que nos hace latir cada hueso entre las sábanas.  Así pasó, cuando crecimos viendo la televisión, leyendo las noticias de las agencias de prensa y de momento nos encontramos en una normativa de información manejada por softwares programados por pragmáticos sin cultura, que codifican nuestra capacidad de comunicación bajo reglas a conveniencia.  A eso se enfrentan nuestras futuras generaciones.

Los medios sociales, el actual cáncer de la información, responden a intereses corporativos que nada tienen de parecido a los humanos, pero que actúan como tales, porque las corporaciones tienen nombre y lugar de residencia, poder de compra y venta, y como consecuencia de las últimas aberraciones de los ambiciosos políticas de la derecha, también un virtual derecho al voto.

Desde décadas muchos pensadores han presagiado que el ser humano sería dominado por las computadoras.  En base a eso la ciencia ficción ha producido innumerables historias que parecen acercarse a la realidad contemporánea pero que en verdad miran desde un punto equivocado lo que seguimos viviendo hoy: el dominio de unos pocos sobre muchos.

El capitalismo, con el control de lo que se produce y se consume tiene en sus manos al mundo.  El 1% de la población mundial acumula la mitad de las riquezas del planeta, mientras el 43% vive en la pobreza.  Las gigantes tecnológicas han puesto en manos de ese 1% por ciento no solo el poder sobre las preferencias de consumo, sino también el control de lo que la gente hace y piensa, y el entorno en donde vive.

Google y Amazon pueden encender las luces de la casa, arrancar el auto, cerrar las puertas, encender y apagar los electrodomésticos, decir la ruta al trabajo, los minutos de tardanza y el tiempo en llegar; abrir las ventas y decidir a quién vas a saludar hoy a través de la pequeña pantalla que mantiene actualmente hipnotizada a la raza humana. Con el desarrollo de los autos inteligentes que se conducen solos, tendrán la capacidad de trasladar a las personas a donde éstas quieran ir y después tal vez, a donde no quieran.

Para todos resultó una novedad poder ver, y hablar con las personas que extrañamos desde más allá de los océanos, decir a muchos lo que podíamos decir solo a los que nos quedan cerca, y enterarnos de lo que ocurre rápidamente sin tener que esperar la salida del diario o llegar a casa para encender el televisor; no tener que abrir el diccionario cuando escribimos, ni caminar a la biblioteca para llegar a las fuentes.  Decía el filosofo español, José Ortega y Gasset, que “la humanidad avanza hacia el confort”, pero lo que ni él ni nosotros sospechamos es que ese confort es una almohada que pone nuestra cabeza a merced de otros, de los mismos que siempre ostentaron el poder y siguen teniendo hoy la sartén por el mango, y el mango también.

Debido a que a ese 1% no le preocupa que exista o no la verdad si no le conviene, el conocimiento comienza a sobrar.  Con el dominio de la comunicación por los medios sociales, la ética periodística, la evaluación de la información y manejo cuidadoso de los contenidos, dejaron de ser necesarios.  Los programas codificados para interceptar información “no conveniente” determinan la información disponible al público.  Así el poder del 1 sobre el 43 se vuelve absoluto. La gente ya no determina su presente ni su mañana, lo hacen otros cuyos rostros nunca vemos.

En un informe de la organización de la universidad de Oxford de Inglaterra se revela que 43% de la población mundial que vive con menos de 6 dólares al día, perdió el 11% de sus ingresos entre el 2017 y el 2018, mientras que el 1% mas rico aumentó sus ingresos en 2,500 millones de dólares diarios.

Los relatores de las Naciones Unidas lanzan gritos al viento alertando que el aumento de la desigualdad es una amenaza al desarrollo sostenido. Nadie los escuchará, porque los que ganan en este juego, tiene el control de lo que puedes saber o no y de donde dormimos y donde despertamos.


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Entrevista con Ana José, de la Cámara Hispana de Ciomercio del Oeste de Michigan.

FOTO NOTICIAS