ULTIMAS NOTICIAS

Por Susan Erhardt- Especialista de Programación y Alcance

Tuve mi primer bebé en 1995, y me encontré tratando de aprovechar bien las diez semanas de ausencia por maternidad que podía pasar con esta pequeña e indefensa personita. Coloqué a mi nena en el columpio saltarín y empecé a leerle libro tras libro, mostrándole los dibujitos en lo que sería un tiempo privado de cuentos con mamá, pero no me di cuenta -sino años más tarde- de la tremenda ventaja que este maratón de lectura temprana tendría en la vida de ella.

Mucho antes de que los bebes puedan hablar, ya están aprendiendo. Para cuando cumplen el año de edad ya conocen todos los sonidos necesarios para comunicarse en su lengua natal. El exponerlos a una lengua a temprana edad tiene un efecto considerable en la forma en que su red de conexiones cerebrales será formada. Un estudio realizado en 1995 por Betty Hart y Todd Risley encontró que, durante los primeros tres años de edad, algunos niños escucharan 30 millones de palabras más que otros. Para el tercer grado, los niños que escucharon más palabras tienen mejor vocabulario, mejores habilidades de lectura y mejores resultados en sus exámenes de evaluación. ¡Está claro que el leerles en voz alta es importante!

¿Cómo puede usted asegurarse de que su pequeño escuche más de 30 millones de palabras para cuando cumpla los tres años? Parece difícil si considera las expresiones que los adultos repetimos como: “Hora de comer”, “Vamos a cambiarte el pañal” o “ponte la chamarra” que son frases comunes pero que tienen un vocabulario limitado. Sin embargo, el leerle en voz alta es una forma maravillosa de conversar y de exponer a su bebé, o niño de edad preescolar, las palabras que este no escuchará sino a través de un libro. Los adultos encargados de cuidar a niños pequeñitos no usan palabras como: adormecerse, dividir, triunfar o inaudible en conversaciones cotidianas, pero esas son palabras que encontrará en libros infantiles. El indicar con su dedo las ilustraciones, hablar sobre los personajes y sus emociones o conversar sobre la historia, lleva a la utilización de aún más palabras.

En Kent District Library, invitamos y animamos a los padres y a las personas a cargo de niños pequeños a participar en el programa de lectura temprana: 1,000 Libros Antes del Kindergarden (1KB4K). Este programa esta diseñado para ser muy sencillo y ajustarse al ritmo que usted imponga de acuerdo al horario que le sirva. Aun si no puede visitar la biblioteca, todavía puede inscribirse en línea: kdl.org/1kb4k e imprimir las hojas de trabajo. Esta es una excelente forma de llevar la cuenta de cuanto han leído juntos, usted y su pequeño bebé.

Como dice Dana Suskind en su libro Treinta Millones de Palabras, “Una palabra dirigida a un niño pequeño no es simplemente una palabra, sino un bloque integral del cerebro de un niño, quien nutre al que será un adulto estable inteligente y lleno de empatía”. Puede ser difícil mantener el hábito de la lectura en un día ocupado y caótico, pero espero que encuentre tiempo para ello. ¡Los beneficios serán para toda una vida!

 

Este articulo fue pagado y patrocinado por Kent District Library.


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Esta Semana con El Vocero Hispano: Edición 1260

 

Andrés Abreu y Edith Reyes comentan sobre las noticias del 12 de noviembre en la edición 1260 de El Vocero Hispano.

FOTO NOTICIAS