ULTIMAS NOTICIAS

El 29 de junio de 2020, el 'Tríptico inspirado por el Oresteia de Esquilo' de Francis Bacon se subastó por 84,6 millones de dólares (75 millones de euros) en Sotheby's, en un evento de subastas globales que alcanzó un total de 363.2 millones de dólares.

Francis Bacon fue un pintor de estilo figurativo idiosincrásico, caracterizado por el empleo de la deformación pictórica y gran ambigüedad en el plano intencional

Francis Bacon realizó algunas de las pinturas más impactantes y desgarradoras del arte contemporáneo.

La obra pictórica de Francis Bacon se inscribe en el marco de la pintura figurativa realizada después de la Segunda Guerra Mundial, el así denominado "arte de posguerra"

A la pintura de Bacon también se la considera en términos de "Arte Existencialista". Y, si bien todas las designaciones mencionadas son pertinentes en el caso de Bacon (y a veces incluso complementarias entre ellas), lo cierto es que la pintura de Bacon suele por lo general resistirse a ser clasificada. Y ello no es accidental: a lo largo de su carrera como pintor, Bacon declaró no pertenecer a ningún movimiento artístico, sin por otra parte alinearse o identificarse con ninguno ellos. Solo Picasso representaba para Bacon la gran fuerza creadora e inspiradora, el referente artístico potente por excelencia y el punto de partida para toda posible contribución del anglo-irlandés en su quehacer plástico. En efecto, Bacon se inició en el arte desarrollando una línea pictórica postpicasiana y basándose en la vía abierta que Picasso dejó entre la figuración y la desfiguración.47​

Bacon plasmó considerable angustia en sus cuadros. Trabajó la representación de la figura humana pero desfigurándola y posicionándola en espacios cerrados e indeterminados.

Inicialmente la pintura de Bacon involucró una enorme tensión y una imaginería rayana al sensacionalismo; con el correr de los años, la tensión gradualmente tendió a mermar en su obra y el pintor llegó a crear imágenes que continuaron en cierta medida siendo inquietantes pero que también resultaban exultantes de esteticidad. La teatralidad y la magnificencia fueron dos factores cruciales en la producción artística de Bacon y, en buena parte, fue gracias a estos aspectos de su obra que Bacon alcanzó el éxito como pintor.​

Según Bacon, su arte es en gran medida autobiográfico. Pero para desarrollarlo, Bacon recurrió a un sinnúmero de imágenes provenientes de la Historia del Arte, los medios de comunicación masiva, y fotografías e ilustraciones médicas provenientes de manuales diversos.​

Algunas de sus primeras obras reflejan influencias de Picasso, otras incorporan elementos provenientes de la imaginería de Grünewald, Poussin, Rembrandt, Soutine y Cimabue; otras más poseen sus referentes en aquellas de Velázquez, Van Gogh, Miguel Ángel, Degas, Goya o Ingres.​ Pero en todos los casos, las fuentes de inspiración son drásticamente transformadas y trascendidas por la propia intervención de Bacon.​ 

Crucifixión y animalidad, aislamiento y cópula, aprensión y crisis, deterioro, soledad, nostalgia y muerte son algunos de los temas frecuentemente abordados por Bacon en su imaginería pictórica.​ En no pocas de sus pinturas Bacon evoca la violencia de la Segunda Guerra Mundial, entremezclándola con vivencias íntimas suyas. En su serie de Crucifixiones (1933-1968) y en un cuadro titulado Cabeza rodeada de flancos bovinos de 1954,53​ Bacon rememora tangencial e insistentemente aquello que lo obsesiona: la agresividad del ser vivo y aquello que él entiende como su innata e inexorable inclinación hacia la violencia.

El evento en Sotheby's consistió en una serie de tres subastas, realizadas remotamente por el presidente y subastador Oliver Barker desde Londres, recibiendo ofertas de los especialistas de Sotheby's desde Nueva York, Hong Kong y Londres, así como de los potenciales compradores en línea.La subasta contemporánea fue liderada por una obra maestra de Francis Bacon "Tríptico inspirado en el Oresteia de Esquilo", de 1981, que se subastó por 84.6 millones de dólares (75 millones de euros), marcando el tercer precio más alto por una obra del artista en subasta. Inspirado en la trilogía de tragedias griegas de Esquilo, que datan del siglo V a. C., el tríptico se erige como una de las obras más ambiciosas, enigmáticas e importantes de la obra de Bacon, y es un hito del arte del siglo XX.

La obra maestra de Jean-Michel Basquiat 'Sin título (Cabeza)' alcanzó los 15,2 millones de dólares, marcando un nuevo récord mundial de subasta para una obra sobre papel del artista, así como el precio más alto de Sotheby's para una obra vendida a un postor en línea.

La subasta final de la noche contó con 11 obras de "The Vanguard Spirit", que en conjunto lograron 26,6 millones y establecieron 5 nuevos récords mundiales de subasta. La colección representa uno de los conjuntos privados más distinguidos de arte surrealista y moderno de América Latina que haya aparecido en una subasta. La obra más destacada fue "Omi Obini" de Wifredo Lam de 1943, que se vendió por 9,6 millones, un nuevo récord mundial de subasta para Lam.

 

GRAND RAPIDS, MICHIGAN- El Museo Público de Grand Rapids (GRPM, por sus siglas en inglés), anunció que espera reabrir y dar la bienvenida a la comunidad a partir del 1 de julio, luego de estar cerrado por cuatro meses.

“Era necesario que hiciéramos nuestra parte, cerrando el 13 de marzo antes de la orden ejecutiva del Estado de Michigan de cerrar negocios no esenciales y la orden de quedarse en casa, para ayudar a aplanar la curva y mantener segura a nuestra comunidad” dijeron en una nota enviada a la prensa los ejecutivos del museo.

“Cuatro meses después, hemos dado muchos pasos para crear una experiencia de museo actualizada que reduzca los riesgos asociados con COVID-19 para nuestros visitantes” agregaron.

Del 1 al 3 de julio, el Museo abrirá para dar la bienvenida a los miembros para explorar, seguido por el cierre el 4 de julio durante las vacaciones, y el 5 de julio para hacer una limpieza profunda del edificio antes de dar la bienvenida al público el lunes 6 de julio. La experiencia de los visitantes de GRPM se verá diferente de muchas maneras. Si bien las experiencias favoritas continúan, el Museo actualmente está limitando las experiencias prácticas dentro de las exhibiciones y sus pantallas táctiles y la experiencia de realidad virtual no estarán disponibles inmediatamente después de la reapertura. Los esfuerzos de limpieza se han incrementado de acuerdo con las sugerencias y regulaciones del departamento de salud.

GRAND RAPIDS, MICHIGAN (EVH)- Después de estar cerrado durante casi tres meses, el el Museo Público de Grand Rapids reabrirá sus puertas al público el día 6 de julio, pero las personas que tienen membresía pueden asistir unos días antes, del 1 al 3 de julio. No obstante el museo permanecerá cerrado los días 4 y 5 de julio debido al Día de Independencia. 

Los administradores del museo recomendaron a todos los visitantes comprar sus boletos en línea para garantizar una entrada sin contacto.

La exhibición “Bodies Revealed” se ha extendido hasta el domingo 27 de septiembre y el Sean Kenney’s Wild Connections Made with LEGO Bricks se ha cambiado para abrir en noviembre de este año.

El carrusel Spillman de 1928 y el planetario Chaffee permanecerán cerrados, pero The Curiosity Shop estará abierto, proporcionando máscaras faciales y desinfectantes para manos disponibles para la compra. El Museum Café también volverá a abrir, ofreciendo bebidas y aperitivos preenvasados.

Los administradores pidieron a todos los visitantes practicar el distanciamiento social y  tener en cuenta la capacidad limitada.

Lynd Kendall Ward  nació 26 de junio de 1905  y murieo el 28 de junio de 1985.  Fue un artista y novelista estadounidense, conocido por su serie de novelas sin palabras con grabado en madera y sus ilustraciones para libros juveniles y para adultos. Sus novelas sin palabras han influido en el desarrollo de la novela gráfica. Fuertemente asociado con sus grabados en madera, también trabajó en acuarela, óleo, pincel y tinta, litografía y mezzotint. Ward era hijo del ministro metodista y organizador político Harry F. Ward.

Sus libros más conocidos son Gods 'Man y The Biggest Bear, ganador de Caldecott.

Hijo del pastor metodista y líder izquierdista Harry F. Ward, estudió dibujo en el Teachers College de la Universidad de Columbia, donde se graduó en 1926. Poco después de graduarse contrajo matrimonio con May McNeer y se embarcó con ella rumbo a Europa. Allí pasó un año en Leipzig, estudiando la técnica de la xilografía o grabado con madera con el alemán Hans Alexander Müller. Por esta época conoció también los trabajos del belga Frans Masereel y del alemán Otto Nuckel sobre el tema de la narración gráfica. 

A su regreso a Estados Unidos, emprendió la realización de su primera novela gráficaGods' Man, que se publicaría en noviembre de 1929. La obra constaba de 139 grabados en madera, y no utilizaba ni una sola palabra. Narraba la historia de un artista que vende su alma para lograr el éxitoTuvo relativo éxito y conoció varias ediciones.

Ward produjo otras cinco novelas más en ese formato: Mad Man's Drum (1930), Wild Pilgrimage(1932), Prelude to a Million Years , Song Without Words y Vertigo (1937). En 1932 publicó en una edición limitada Now That the Gods are Dead, con cuatro planchas impresas en tinta azulada. En 1973 apareció The Silver Pony, su última historia sin palabras, que narra la historia de un chico solitario y de su caballo volador. 

Es muy destacado también su trabajo como ilustrador de obras literarias, como Prince Bantam, de McNeer (publicado en 1929). Ilustró también ediciones de FaustoFrankensteinBeowulf y otras obras clásicas. Además de la xilografía, utilizó técnicas como la acuarela, el óleo, la tinta o la litografía.

A lo largo de su trayectoria profesional, Ward recibió numerosos premios, entre los que destaca el Premio de la Biblioteca del Congreso. Se retiró en 1974. 

Su obra tuvo gran influencia en la obra de importantes autores del cómic estadounidense como Will Eisner. En el prólogo de su primera novela gráfica, Contrato con Dios, Eisner manifiesta su deuda con la obra de Ward. Influyó también en la obra literaria de autores como Allen Ginsberg.

 

El 9 de junio de 1974 murió Miguel Angel Asturias, el prominente escritor guatemalteco autor de la famosa obra El Señor Presidente, una novela histórica que se desarrolla durante la dictadura del Manuel Estrada quien gobernó Guatemala desde 1898 hasta 1920.  Asturias, es el Autor también de “Los hombres del Maíz”, una novela magistral en la que destaca los valores indígenas de Centroamérica.

Miguel Angel Asturias pasó la mayor parte de su vida en el exilio debido a sus posiciones políticas liberales.  En 1965 recibió el premio Lenin de La Paz otorgado por la entonces Unión Soviética y dos años mas tarde el premio Nobel de literatura, convirtiéndose en el segundo escritor latinoamericano en recibir el famoso galardón.

Nació en la Ciudad de Guatemala el 19 de octubre de 1899, como el primer hijo de Ernesto Asturias Girón, abogado y juez, y María Rosales de Asturias, maestra de escuela. Su hermano Marco Antonio nació dos años después. Los padres de Asturias eran de ascendencia española, y relativamente distinguidos: su padre podía trazar su línea familiar hasta los colonos que habían llegado a Guatemala en la década de 1660; su madre, con una ascendencia más difusa, era la hija de un coronel. En 1905, cuando Asturias tenía seis años, la familia se trasladó a la casa de sus abuelos donde vivieron un estilo de vida más cómodo.

A pesar de su posición relativamente privilegiada, el padre de Asturias se opuso a la dictadura del presidente Manuel Estrada Cabrera, quien había llegado al poder en febrero de 1898. Como Asturias recordó más tarde: «Mis padres eran bastante perseguidos, pero no eran conjurados ni cosa que se parezca». Tras un incidente en 1904, en el que el padre de Asturias, en su calidad de juez, puso en libertad a algunos estudiantes detenidos por causar disturbios, se enfrentó directamente con el dictador, y perdió su empleo. En 1905, la familia se vio obligada a trasladarse a la ciudad de Salamá, la cabecera departamental de Baja Verapaz, donde Miguel Ángel Asturias vivió en la granja de sus abuelos. Fue aquí que Asturias por primera vez entró en contacto con la población indígena de Guatemala; su niñera, Lola Reyes, era una joven indígena que le contaba historias, mitos y leyendas de su cultura, que más tarde tendrían una gran influencia en su obra.

En 1908, cuando Asturias tenía nueve años, regresó con su familia a los suburbios de la Ciudad de Guatemala. Establecieron una tienda de suministros en el barrio de La Parroquia Vieja, donde pasó su adolescencia. Asturias asistió al Colegio del Padre Pedro y después al Colegio del Padre Solís; cuando era estudiante comenzó a escribir y realizó el primer borrador de una historia que más tarde se convertiría en la novela El señor presidente. Finalmente, obtuvo su bachillerato en Ciencias y Letras en el Instituto Nacional Central para Varones.

En 1922, junto con otros estudiantes, fundó la Universidad Popular, un proyecto comunitario según el cual «la clase media se anima a contribuir al bienestar general, mediante la enseñanza de cursos gratuitos para los más desfavorecidos». Pasó un año estudiando medicina antes de pasar a la Escuela Facultativa de Derecho y Notariado de la Universidad Nacional. Obtuvo su título de abogado en 1923 y recibió el Premio Gálvez para su tesis sobre la problemática de los indígenas. Recibió también el Premio Falla por ser el mejor estudiante de su facultad. Fue en la Universidad Nacional que fundó la Asociación de Estudiantes Universitarios y la Asociación de estudiantes El Derecho, además de participar activamente en La Tribuna del Partido Unionista. Este último grupo fue el que en última instancia derrocó a la dictadura de Manuel Estrada Cabrera en 1920. En referencia a su obra literaria, la participación de Asturias en todas estas organizaciones influenció muchas de las escenas en las novelas El Señor Presidente y Viernes de Dolores. Asturias se involucró en la política trabajando como representante de la Asociación General de Estudiantes Universitarios, y viajó a El Salvador y Honduras para su nuevo empleo. En 1920, mientras estaba en el Instituto Nacional Central para Varones participó en el levantamiento contra Manuel Estrada Cabrera, organizando huelgas. Asturias y sus compañeros de clase, formaron lo que ahora se conoce como «La Generación del 20».

La tesis universitaria de Asturias, «El problema social del indio», fue publicada en 1923. En 1923, después de recibir su título de abogado, viajó a Europa. En París estudió etnología en la Sorbona —Universidad de París— y se convirtió en un surrealista dedicado bajo la influencia del poeta y teórico de la literatura francesa André Breton. En París fue también influenciado por el círculo de escritores y artistas de Montparnasse y comenzó a escribir poesía y ficción. Durante este tiempo desarrolló una profunda preocupación por la cultura maya y en 1925 comenzó con la traducción al español del Popol Vuh, el texto sagrado de los mayas, un proyecto al que se dedicó durante cuarenta años. También fundó la revista Nuevos Tiempos mientras estaba en París. Se quedó en París durante diez años.

En 1930 publicó su primer libro Leyendas de Guatemala. Dos años más tarde, en París, Asturias recibió el Premio Sylla Monsegur para la traducción al francés de Leyendas de Guatemala y el 14 de julio de 1933 regresó a Guatemala.

Miguel Ángel Asturias dedicó gran parte de su energía política apoyando al gobierno de Jacobo Arbenz, sucesor electo del presidente Juan José Arévalo. Tras la caída del gobierno de Jacobo Arbenz, el nuevo mandatario Coronel Carlos Castillo Armas, ordenó que Asturias fuera despojado de su nacionalidad guatemalteca y expulsado del país por su apoyo al anterior gobierno. Durante los siguientes ocho años Asturias vivió exiliado en Buenos Aires y Chile. Después de un cambio de gobierno en Argentina, tuvo que buscar nuevamente un nuevo hogar y se traslada a Europa.35 Durante su estancia en Génova su reputación como autor creció con la publicación de su novela Mulata de tal (1963).

En 1966 el presidente electo Julio César Méndez Montenegro llega al poder en Guatemala y rehabilita a Asturias: se le devuelve su ciudadanía guatemalteca y es nombrado embajador en Francia, donde ocupa el cargo hasta 1970 y toma residencia permanente en París. En 1967 se publica en Boston la traducción al inglés de Mulata de tal . y Asturias es galardonado con el Premio Nobel de Literatura «Por sus logros literarios vivos, fuertemente arraigados en los rasgos nacionales y las tradiciones de los pueblos indígenas de América Latina». 

 

Leyendas de Guatemala

El primer libro publicado de Asturias fue Leyendas de Guatemala (1930), una colección de nueve historias que exploran los mitos mayas de la época precolonial, así como temas que se refieren al desarrollo de una identidad nacional guatemalteca. Su fascinación por textos precolombinos como Popol Vuh y Anales de los Xajil, así como sus creencias en mitos y leyendas populares, tuvieron una gran influencia en la obra. La académica Jean Franco describe el libro como «recreaciones líricas del folklore guatemalteco, inspirándose en fuentes coloniales y precolombinas». Para el crítico de la literatura latinoamericana Gerald Martin, Leyendas de Guatemala es «La primera gran contribución antropológica a la literatura española de América». Según el académico Francisco Solares-Larrave, las historias son un precursor del movimiento del realismo mágico. Asturias utilizó escritura convencional y prosa lírica para contar una historia acerca de aves y otros animales que conversan con seres humanos arquetípicos. El estilo de escritura de Asturias en Leyendas de Guatemala ha sido descrito por algunos como «historia-sueño-poemas». En cada leyenda, Asturias atrae al lector con una furia de belleza y misterio sin ser capaz de comprender el sentido de espacio y tiempo. Leyendas de Guatemala trajo elogios de la crítica en Francia, así como en Guatemala. El destacado poeta y ensayista francés Paul Valéry escribió sobre el libro: «descubrí que se creó un sueño tropical, que viví con singular encanto».

 

El señor presidente

El señor presidente, una de las novelas más aclamadas de Asturias, se completó en 1933 pero permaneció inédita hasta 1946, cuando salió en México como publicación privada. Como uno de sus primeros trabajos, El señor presidente mostró el talento de Asturias y su influencia como novelista. Zimmerman y Rojas describen su obra como una «denuncia apasionada contra el dictador guatemalteco Manuel Estrada Cabrera». La novela fue escrita durante el exilio de Asturias, en París. Durante la realización de la novela, Asturias se asociaba con los miembros del movimiento surrealista, así como con otros futuros escritores de América Latina, tales como Arturo Uslar Pietri y el cubano Alejo Carpentier. El señor presidente es una de muchas novelas que exploran la vida bajo un dictador de América Latina y, de hecho, ha sido proclamada por algunos como la primera novela real, a explorar el tema de la dictadura. El libro también ha sido llamado un estudio del miedo, porque el miedo es el clima en el que se desarrolla.

El señor presidente utiliza técnicas surrealistas y refleja la idea de Asturias que la conciencia irracional de la realidad de los indígenas es una expresión de fuerzas subconscientes. Aunque el autor nunca especifica el lugar donde la novela tiene lugar, es evidente que el argumento se ve influenciado por el gobierno del presidente y dictador guatemalteco, Manuel Estrada Cabrera. La novela de Asturias examina la forma en que el mal se extiende hacia abajo desde un poderoso líder político, por las calles y en las casas de los ciudadanos. Muchos temas, como la justicia y el amor, son objeto de burla en la novela, y escapar de la tiranía del dictador es aparentemente imposible. Cada personaje en la novela se ve profundamente afectado por la dictadura y debe luchar para sobrevivir en una realidad aterradora. La historia comienza con la muerte accidental de un alto funcionario, el coronel Parrales Sonriente. El presidente utiliza la muerte del coronel para deshacerse de dos hombres, cuando se decide a implicarles en el asesinato. Las tácticas del presidente son vistas como sádicas, ya que cree que su palabra es la ley que nadie debe de cuestionar. La novela entonces acompaña a varios personajes, algunos cercanos al presidente y otros que buscan escapar de su régimen. El consejero de confianza del dictador, a quien el lector conoce como «Cara de ángel», se enamora de Camila, la hija del general Canales. Bajo la orden directa del presidente, Cara de ángel convence al general Canales que una fuga inmediata es imprescindible. Desafortunadamente, el general es uno de los dos hombres que el presidente está tratando de implicar por asesinato; el propósito del presidente es que general Canales parezca culpable al ser baleado mientras huía. Mientras que el general es perseguido para su ejecución, su hija está bajo arresto domiciliario por Cara de ángel.Cara de ángel se ve atrapado entre su amor por Camila y su deber ante el presidente. Aunque el dictador nunca se nombra en la obra, tiene similitudes inequívocas con Manuel Estrada Cabrera.

En 1974, el dramaturgo Hugo Carrillo adaptó El señor presidente en una obra de teatro.

 

Hombres de maíz

Hombres de maíz (1949) es generalmente considerado la obra maestra de Asturias, aunque sigue siendo una de sus novelas menos comprendidas. El título de Hombres de maíz se refiere a la creencia de los indígenas mayas de que su carne estaba hecha de maíz. La novela está escrita en seis partes, cada una explorando el contraste entre las costumbres tradicionales de los indígenas y una sociedad en proceso de modernización. El libro explora el mundo mágico de las comunidades indígenas, un tema del cual el autor era a la vez apasionado y conocedor. La novela se basa en la leyenda tradicional, pero la historia es de creación propia de Asturias. El argumento gira en torno a una comunidad indígena aislada —los hombres de maíz o «gente del maíz»—, cuya tierra está amenazada por personas ajenas con el propósito de su explotación comercial. Un líder indígena, Gaspar Ilom, encabeza la resistencia de la comunidad contra los colonos, quienes lo matan con la esperanza de frustrar la rebelión. Más allá de su tumba, Ilom vive como un «héroe popular»; a pesar de sus esfuerzos, no puede prevenir que la gente pierde sus tierras. En la segunda mitad de la novela, el personaje central es un cartero, Nicho, y la historia gira en torno a la búsqueda de su esposa perdida. En el curso de su búsqueda, abandona sus funciones, atados como los son a la «sociedad de los blancos», y se transforma en un coyote, el cual representa a su espíritu guardián. Esta transformación es otra referencia a la cultura maya; la creencia en el nahualismo, o la capacidad del hombre de asumir la forma de su animal guardián, es uno de los muchos aspectos esenciales para la comprensión de los significados ocultos de la novela. A través de la alegoría, Asturias muestra cómo el imperialismo europeo domina y transforma las tradiciones indígenas en las Américas. Al final de la novela, como lo señala Jean Franco, «se ha perdido el mundo mágico de la leyenda indígena»; pero concluye con una «nota utópica», como las personas se convierten en hormigas para transportar el maíz que han cosechado.

Escrito en forma de mito, la novela es experimental, ambiciosa y difícil de comprender. Por ejemplo, su «esquema de tiempo es un tiempo mítico en el que miles de años pueden ser comprimidos y vistos como un momento único»; además, el lenguaje del libro es «estructurado de manera análoga a las idiomas indígenas». Debido a su enfoque inusual, pasó algún tiempo antes de que la novela fue aceptada por los críticos y el público.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

 

Video de hoy

Comentando los Hechos

FOTO NOTICIAS