ULTIMAS NOTICIAS

Grupos religiosos, muchos de ellos defensores de una política migratoria más amable, tratan de mantenerse al día con los rápidos sucesos de la crisis de migrantes haitianos en la frontera de Texas con México, tratando de ayudarles mientras critican las duras tácticas de la Patrulla Fronteriza empleadas contra ellos.

Antes de que miles de inmigrantes haitianos se dispersaran la semana pasada de un campamento en la ciudad fronteriza de Del Río, Texas, una coalición de iglesias y otros grupos les proporcionaba sándwiches, agua y otros artículos esenciales. Desde que se dispersaron, muchos de los migrantes han recibido ayuda de grupos religiosos en Houston y El Paso mientras buscan ponerse en contacto con familiares y patrocinadores en todo Estados Unidos.

Los críticos dicen que los esfuerzos de los activistas religiosos animan a que vengan aún más inmigrantes. Pero quienes brindan la asistencia la ven como una extensión de su mandato religioso para ayudar a los necesitados.

“Somos apolíticos”, dijo Carlos Villareal, un líder del área de Houston en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que ha movilizado voluntarios en un centro de transición de corto plazo en dicha ciudad para ayudar a cientos de migrantes que llegan de Del Río.

“Nuestra preocupación son principalmente las familias”, dijo Villareal. “También es la regla de oro: haz con los demás lo que harías por ti”.

El centro de transición se estableció a principios de este año a pedido de la Casa Blanca en respuesta a oleadas de migrantes anteriores, dijo Villareal. Proporciona a las familias un lugar para ducharse, comer y comunicarse con patrocinadores que podrían pagar sus boletos de avión o autobús y permanecer con ellos mientras su proceso migratorio avanza.

Se espera que la mayoría de los migrantes haitianos soliciten asilo o algún otro estatus legal a los jueces de inmigración, pero las solicitudes podrían ser denegadas y conducir a una eventual deportación.

Villareal dice que los migrantes relatan historias similares a la de sus padres, quienes emigraron de México en busca de una vida mejor, de no ser una carga para la sociedad.

“Estas personas solo están aquí buscando una oportunidad”, dijo.

WASHINGTON (AP) — Es una semana relevante para la agenda del presidente estadounidense Joe Biden, una vez que los líderes demócratas recortaron su paquete de impuestos y gastos de 3,5 billones de dólares a fin de obtener el apoyo de los legisladores restantes y trabajar para aprobar rápidamente la iniciativa y evitar un cierre de gobierno.

La agenda de Biden en asuntos nacionales cuelga en la balanza, a riesgo del colapso y los efectos colaterales si él y los líderes demócratas no pueden reunir a su partido para sacar adelante la que podría ser una iniciativa importante y la renovación más grande de prioridades gubernamentales en décadas. Durante el fin de semana, Biden habló personalmente con legisladores sobre pasos posibles, de acuerdo con un funcionario de la Casa Blanca que pidió mantener el anonimato para discutir las conversaciones privadas.

Como se esperaba, el voto del lunes para un paquete bipartidista relacionado de infraestructura de un billón de dólares es ahora pospuesto para el jueves en medio de negociaciones en curso. De manera más inmediata, el Senado tiene un voto de prueba programado para el lunes que mantenga al gobierno con fondos y evitar un incumplimiento de deuda federal antes de la fecha límite del jueves para el año fiscal. Esa medida parece enfilarse a un bloqueo de los senadores republicanos —lo que asegura que los legisladores tendrán que tratar de nuevo en la semana.

“Sólo puedo decir que es una semana ajetreada”, señaló la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el domingo en entrevista para el programa “This Week” de la cadena televisiva ABC.

Biden, Pelosi y el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, están metidos de lleno en las negociaciones sobre la propuesta más amplia del presidente, la cual está siendo modificada para obtener el apoyo de senadores clave y algunos legisladores de la Cámara de Representantes que hasta ahora han rechazado la cifra de 3,5 billones de dólares y los incrementos a los impuestos para corporaciones y los ricos.

Las negociaciones tras bambalinas se llevan a cabo, lo que permite el espacio necesario después que el voto esperado del lunes para la medida de acompañamiento de un billón de dólares sobre obra pública fue pospuesto.

LOUISVILLE, Kentucky, EE.UU. (AP) — Al menos una persona abrió fuego el miércoles por la mañana desde un automóvil en movimiento contra estudiantes que esperaban en una parada de autobús escolar en Kentucky, provocando la muerte de uno y la hospitalización de otro, informó la policía.

Un tercer menor de edad resultó herido por medios desconocidos, precisaron las autoridades.

Un automóvil pasó y alguien disparó contra los escolares que esperaban en la parada al oeste del centro de Louisville, dijo la mayor de la policía de la zona metropolitana de Louisville, Shannon Lauder, durante una conferencia de prensa. Pidió a la población que presente toda información sobre el tiroteo.

“Tuvimos unos jóvenes que ni siquiera podían esperar en una parada de autobús esta mañana sin recibir un disparo. Eso es horrible y devastador, y vamos a dedicar todos nuestros recursos a descubrir quién hizo esto”, aseguró.

La portavoz del sistema de escuelas públicas del condado de Jefferson, Renee Murphy, dijo que momentos después del tiroteo llegó el autobús, que estaba recogiendo a los estudiantes que iban a la escuela Eastern High School. Dijo que el distrito proporcionaría recursos adicionales para las familias y los estudiantes de ese centro educativo.

WASHINGTON (AP) — En un momento en que la amplia agenda interna del presidente Joe Biden corre el riesgo de venirse abajo, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se comprometió el domingo a que los demócratas aprobarán un proyecto de ley bipartidista de infraestructura esta semana y seguirán impulsando el proyecto de ley por 3,5 billones de dólares para combatir el cambio climático y promover políticas sociales, aunque reconoció que la cantidad total disminuirá.

Originalmente Pelosi había prometido a los moderados de la cámara baja que el lunes se llevaría a cabo una votación sobre el proyecto de ley de infraestructura, pero ahora dice que probablemente se llevará a cabo más adelante en la semana debido a las divisiones internas entre los demócratas, dejando espacio para negociaciones de forma que ambos proyectos de ley puedan ser aprobados. Ella está esmerándose para que ambos sean aprobados esta semana, aunque no es del todo seguro que lo logre.

El plan de infraestructura por 1 billón de dólares fue aprobado en el Senado el mes pasado.

“Déjenme decir que vamos a aprobar el proyecto de ley esta semana”, dijo la demócrata Pelosi. “Nunca llevo un proyecto de ley al piso (de la cámara) que no tenga los votos (necesarios). Uno no puede elegir la fecha. Uno tiene que hacerlo cuando cuenta con los votos en un tiempo razonable, y lo haremos”.

Cuando se le preguntó el domingo si Pelosi tenía los votos para aprobar el proyecto de ley de infraestructura de 1 billón de dólares el lunes, Biden le dijo a los reporteros en la Casa Blanca: “Se va a llevar una buena parte de esta semana”.

Aún así, en un delicado acto de equilibrio enfocado en lograr la casi total unanimidad demócrata necesaria para impulsar el amplio paquete, Pelosi especificó claramente que la propuesta de Biden de 3,5 billones de dólares para gastos sociales e iniciativas de combate al cambio climático tendrá que ser recortada.

Los senadores Joe Manchin y Kyrsten Sinema han dicho que no respaldarán un proyecto de ley de ese tamaño. Manchin ha propuesto previamente gastar de 1 a 1,5 billones, una cantidad que los progresistas han dicho es inaceptable para un proyecto de ley que originalmente planeaban sería de 6 billones de dólares.

Al preguntársele el domingo si ella está de acuerdo en que la cifra final del así llamado proyecto de ley de reconciliación sea “algo menor” que 3,5 billones de dólares, Pelosi respondió: “Eso parece obvio”.

“Ya veremos qué tanto se reduce la cifra y qué necesitamos”, agregó. “De nuevo, el Senado y la Cámara de Representantes, los que no estén totalmente de acuerdo con el presidente, está bien, veamos cuáles de nuestros valores... no hablemos de números y dólares. Hablemos de valores”.

“Creo que incluso los que quieren una cifra menor, respaldan la visión del presidente, y esto es realmente transformador”, agregó.

Si bien se ha registrado un declive en el número de nacimientos en Estados Unidos durante la pandemia, un nuevo reporte difundido el martes por la Oficina del Censo deja entrever que la caída pudo haber llegado a su fin en marzo pasado, cuando la cifra de nacimientos comenzó a aumentar.

El declive de nacimientos fue más notorio a finales de 2020 e inicios de 2021. En diciembre del año pasado, los nacimientos en Estados Unidos cayeron un 7,7% respecto al año anterior, y estaban un 9,4% por debajo en enero pasado en relación al mismo mes de 2019.

Los nacimientos seguían bajando en febrero, un 2,8% respecto al año pasado, pero el declive durante marzo fue mínimo, de tan sólo un 0,15% en relación a marzo de 2020, cuando se declaró la emergencia nacional por el nuevo coronavirus.

“Esta tendencia deja entrever que algunas personas que aplazaron la idea de tener hijos el año pasado los tuvieron este año”, dijo Anne Morse, demógrafa de la Oficina del Censo. “El declive de nacimientos en el invierno pudo haber sido provocado por las pandemia que eligieron conscientemente retrasar el tener hijos en medio de la incertidumbre de la pandemia. También pudo ser por el estrés o la interacción física limitada con la pareja”.

En mayo pasado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus iniciales en inglés) reportaron que la tasa de natalidad en el país cayó un 4% en 2020, el mayor declive anual en casi medio siglo.

Estados Unidos no es el único país que reportó un declive de nacimientos, seguido de una ligera recuperación en la primera parte de 2021, según el estudio. De los 30 países con datos mensuales disponibles, en 21 de ellos se reportaron menos nacimientos en diciembre de 2020 que en el mismo mes del año anterior, pero más alumbramientos en marzo de 2021 que en marzo de 2020.

España tuvo más nacimientos en marzo de 2021 que en marzo de 2020, y Alemania registró más nacimientos en marzo de 2021 que en cualquier otro marzo de los últimos 20 años. Sin embargo, el estudio destacó que distintos países tienen diferentes ciclos estacionales de nacimientos. En Estados Unidos los nacimientos por lo general aumentan en la primavera y alcanzan su punto más alto en el verano, pero se reducen en otoño y tienen su punto más bajo en invierno.

Posiblemente aún es muy pronto para determinar si los nacimientos seguirán en aumento respecto al año previo considerando la inestabilidad de la recuperación de la pandemia. Después de todo, los bebés que nacieron en marzo pasado en Estados Unidos posiblemente fueron concebidos en junio de 2020, cuando parecían atenuarse las restricciones de confinamiento. Sin embargo, dicho optimismo concluyó con el repunte del verano de 2020.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Al Día con El Vocero Hispano: SEIU

 

Entrevista con integrantes del Servicio Internacional de Uniones (SEIU), quienes están luchando por la aprobación de la legalización de todos los trabajadores indocumentados en Estados Unidos.

FOTO NOTICIAS