ULTIMAS NOTICIAS

 

Por DAVID EGGERT, ZEKE MILLER y COLLEEN LONG

LANSING, Michigan, EE.UU. (AP) — Las autoridades electorales de Michigan certificaron el lunes la victoria de Joe Biden en el estado por una diferencia de 154.000 votos, lo que significa un nuevo traspié para el presidente Donald Trump en su futil intento por socavar los resultados de los comicios del 3 de noviembre a través de impugnaciones sin fundamentos y acusaciones infundadas de fraude.

La Junta Electoral del estado, compuesta por dos republicanos y dos demócratas, confirmó los resultados en una votación de 3-0, con una abstención. Aliados de Trump y del derrotado candidato republicano al Senado John James habían exhortado al panel a demorar la votación dos semanas a fin de auditar los sufragios en el bastión demócrata del condado Wayne, donde se ubica Detroit.

De acuerdo con las leyes de Michigan, Biden recibe los 16 votos electorales de la entidad. El triunfo del presidente electo fue por 2,8 puntos porcentuales, un margen más amplio que en otros estados en los que Trump ha impugnado los resultados, como Georgia, Arizona, Wisconsin y Pensilvania.

Algunos aliados de Trump habían expresado esperanza en que los legisladores estatales pudieran intervenir en la selección de electores republicanos en estados en los que no se efectúa una certificación. Ese improbable intento ya no será posible en Michigan.

“El pueblo de Michigan ha hablado. El presidente electo Biden ganó el estado de Michigan por más de 154.000 votos, y será nuestro próximo presidente el 20 de enero”, dijo la gobernadora del estado, la demócrata Gretchen Whitmer, en un comunicado, en el que añadió que “es momento de dejar esta elección atrás”.

El equipo legal de Trump restó importancia a la certificación, diciendo que se trata de “un simple paso procesal”, e insistió en que continuará luchando.

Pero los intentos de Trump por eludir lo inevitable — el reconocimiento formal de su derrota — enfrentan una resistencia cada vez más firme en las cortes y entre los mismos republicanos cuando sólo faltan tres semanas para que el Colegio Electoral se reúna con el fin de certificar el triunfo de Biden. Una y otra vez, las impugnaciones y acusaciones infundadas de conspiración y fraude a gran escala efectuadas por Trump han sido rechazadas conforme los estados prosiguen con la confirmación de sus resultados.

La Junta Electoral de Michigan certificó los resultados a pesar de las exhortaciones de Trump y sus aliados pidiendo a los miembros republicanos que bloquearan la votación para permitir una auditoría de las boletas en el condado Wayne, donde el mandatario ha afirmado sin presentar evidencia que fue víctima de fraude. Biden lo superó ampliamente por más de 330.000 sufragios en la demarcación.

"El deber de la junta es muy claro”, dijo Aaron Van Langevelde, vicepresidente republicano del panel. “Tenemos el deber de certificar esta elección basándonos en estos resultados. Eso está muy claro. Nos limitamos a estos resultados. No voy a argüir que no nos limitamos a ellos”.

Mary Ellen Gurewitz, abogada del Partido Demócrata en el estado, dijo al panel que los ataques en los resultados electorales “son parte de una campaña racista dirigida por el próximamente expresidente Trump a fin de desacreditar a las ciudades del país con amplias poblaciones de raza negra, incluyendo a Detroit, Filadelfia y Milwaukee”.

Trump ha intentado desafiar los resultados de la elección a través de los tribunales, pero al no tener éxito, recurrió a intentar influenciar personalmente a los legisladores locales para convencerlos de ignorar el voto popular y designar electores republicanos, una estrategia que desataría protestas en las calles, de acuerdo con expertos en derecho electoral.

LANSING, Michigan (EVH/AP) - La gobernadora Gretchen Whitmer repitió el jueves su petición a los residentes de Michigan de limitar las reuniones en Acción de Gracias y mantener a salvo a sus seres queridos.

La apelación de Whitmer se produjo cuando el departamento de salud estatal informó 7.592 nuevos casos confirmados del coronavirus y 134 muertes, incluidas 61 que se agregaron después de una revisión de registros.

"Estamos preservando las futuras reuniones festivas juntos tomándonos esto en serio ahora, al no reunirnos con personas fuera de su hogar este Día de Acción de Gracias", dijo Whitmer. "Es un acto de bondad y amor".

En lugar de unirse a las multitudes que vienen con las compras del Black Friday, la gobernadora alentó a los residentes a comprar en las pequeñas empresas locales.

"Si ingresas a un negocio y no usas máscaras y no te preocupas por tu seguridad, te sugiero a que te vayas", dijo Whitmer.

El jueves fue el segundo día de un cierre de tres semanas de comidas en interiores en restaurantes y bares, la última estrategia de la administración de Whitmer para reducir la propagación del virus. Las clases presenciales en las escuelas secundarias y universidades también están prohibidas y los casinos, teatros y clases de ejercicios están cerrados.

Kelly Stafford, la esposa del mariscal de campo de los Detroit Lions, Matthew Stafford, publicó un video en las redes sociales opuesto a la "dictadura", aunque luego se disculpó, diciendo que conoce a los dueños de negocios con dificultades y que estaba "atrapada en el calor del momento".

Whitmer dijo que envió una carta al presidente Donald Trump y al Congreso, instándolos a aprobar un proyecto de ley de alivio de COVID-19, especialmente para las pequeñas empresas y los desempleados.

A medida que aumenta el número de casos diarios, la directora médica de Michigan, la Dra. Joneigh Khaldun, dijo que los hospitales tenían una capacidad promedio del 79%. El estado tiene el cuarto número más alto de pacientes con COVID-19 en hospitales del país.

Khaldun animó a las personas a descargar la aplicación MI Covid Alert para que se les notifique si han estado expuestos al virus. Casi 300.000 personas tienen la aplicación.

Los anuncios recientes sobre las vacunas COVID-19 han generado entusiasmo, pero Khaldun advirtió que podrían pasar meses antes de que se distribuya una vacuna al público en general.

DETROIT (EVH/AP) - El condado más grande de Michigan no puede revocar su certificación de resultados electorales, dijeron funcionarios el jueves después de que dos republicanos que aprobaron el resultado de los comicios quisieron volver a su postura inicial de negarse a reconocer el triunfo demócrata.

Dos observadores republicanos de las elecciones, Monica Palmer y William Hartmann, ldel condado de Wayne, dijeron votaron para certificar los resultados después de “horas de presión sostenida” y después de recibir promesas de que se investigarían sus preocupaciones sobre las elecciones.

“Merecemos algo mejor, pero lo que es más importante, el pueblo estadounidense merece algo mejor que ser forzado a aceptar un resultado logrado a través de la intimidación, el engaño y las amenazas de violencia”, dijeron en un comunicado el miércoles por la noche.

Los funcionarios estatales dijeron que se mantendrá la certificación de la votación del área de Detroit.

“No existe un mecanismo legal para que puedan rescindir su voto. Su trabajo está hecho y el siguiente paso en el proceso es que la Junta de Escrutinios Estatales se reúna y certifique”, dijo Tracy Wimmer, portavoz de la secretaria de estado de Michigan.

La junta estatal de cuatro miembros, que se espera se reúna el lunes, está dividida en dos demócratas y dos republicanos, la misma composición que la junta del condado de Wayne.

La campaña del presidente Donald Trump cree que el último cambio de actitud de Palmer y Hartmann es legítimo.

Palmer y Hartmann inicialmente votaron en contra de la certificación el martes, dejando a la Junta de Electores del Condado de Wayne estancada en 2-2 a lo largo de las líneas del partido. Palmer se quejó de que ciertos precintos de Detroit estaban desequilibrados, lo que significa que los libros de votos ausentes no coincidían con el número de votos emitidos.

La medida del Partido Republicano provocó una reprimenda inmediata del público.

En un comunicado, la pareja informó haber sido objeto de amenazas, y que informaron a la policía.

Biden aplastó a Trump en el condado de Wayne por un margen de más de 2-1 en su camino a ganar Michigan por 146.000 votos, según resultados no oficiales. Su victoria revirtió las ganancias de Trump en 2016 en el medio oeste industrial y puso al demócrata en el camino para lograr los 270 votos del Colegio Electoral necesarios para ganar la Casa Blanca.

Los escrutadores del condado luego votaron nuevamente y certificaron los resultados, 4-0. Luego, el miércoles, Palmer y Hartmann firmaron declaraciones juradas diciendo que creen que el voto no debería ser certificado.

Jonathan Kinloch, un delegado demócrata, negó que hubieran amenazas durante la tormentosa reunión del martes por la noche cuando a la audiencia de Zoom se le permitió hablar después del empate 2-2 y antes de la votación unánime.

No ha habido evidencia de fraude electoral generalizado en Michigan ni en ningún otro estado. Los funcionarios federales y estatales de ambos partidos han declarado que las elecciones de 2020 son seguras y seguras. Pero Trump y sus aliados han pasado dos semanas planteando acusaciones falsas de fraude y negándose a ceder ante Biden.

DETROIT (EVH/AP) - El presidente Donald Trump convocó a los líderes legislativos republicanos de Michigan a la Casa Blanca para una reunión extraordinaria el viernes en medio de un impulso riesgoso republicano de subvertir el proceso democrático que eligió al demócrata Joe Biden.

Fuentes dijeron que Trump invitó al líder de la mayoría del Senado, Mike Shirkey, y al presidente de la Cámara, Lee Chatfield.

No estaba claro de inmediato de qué se trataría la reunión. Ni Shirkey ni Chatfield comentaron. La campaña de Trump está flotando abiertamente en la noción de tratar de que las legislaturas estatales amigas nombren electores que revoquen la voluntad de los votantes. La Legislatura de Michigan estaría llamada a seleccionar electores si Trump logra convencer a la junta de escrutinios del estado de que no certifique la victoria de Biden. Tanto Shirkey como Chatfield han indicado que no intentarán revertir la victoria de Biden.

"La ley de Michigan no incluye una disposición para que la Legislatura seleccione directamente a los electores u otorgue electores a cualquier persona que no sea la persona que recibió la mayor cantidad de votos", dijo la portavoz de Shirkey la semana pasada.

Cuando se le preguntó en una conferencia de prensa en Lansing sobre el plan para que los líderes legislativos visiten a Trump, la gobernadora demócrata Gretchen Whitmer dijo: "Espero que usen máscaras y espero que se mantengan a salvo".

"Todas las reuniones del mundo, sin embargo, no pueden quitar el hecho de que Joe Biden ganó Michigan por más de 150.000 votos", agregó Whitmer. "Eso es 14 veces el margen por el que ganó Donald Trump en 2016. ... Así que enviaremos una lista de electores que refleja la voluntad de la gente de Michigan al final de este proceso".

También el jueves, los funcionarios estatales dijeron que el condado más grande de Michigan no puede revocar su certificación de los resultados electorales después de que dos republicanos que aprobaron el deslizamiento de tierra local de Biden quisieron volver a su postura inicial de negarse a certificar el recuento de votos.

Por su parte la secretaria de estado de Michigan, Jocelyn Benson, dijo que se llevará a cabo una auditoría postelectoral en el condado de Wayne y en cualquier otra comunidad con "errores administrativos importantes".

“Las auditorías no están diseñadas para abordar ni realizar en respuesta a acusaciones falsas o míticas de 'irregularidades' que no tienen ningún fundamento de hecho”, dijo. No ha habido evidencia de fraude electoral generalizado en Michigan ni en ningún otro estado. Los funcionarios federales y estatales de ambos partidos han declarado que las elecciones de 2020 son seguras y seguras. Pero Trump y sus aliados han pasado dos semanas planteando acusaciones falsas de fraude y negándose a ceder ante Biden.

 

LANSING, Michigan (EVH/AP) – Administradores de hospitales de Michigan advirtieron el jueves el rebrote del COVID-19 topará el límite de la capacidad de los hospitales del estado si contyinúa la tendencia masiva de ingreso de pacientes.

Indicaron que más de 3.000 personas están hospitalizadas por el coronavirus en Michigan, una tasa que se duplica cada dos semanas y se espera que supere el pico de la primavera que fue de unas 4.000 a fines de este mes.

“Es una tendencia en aceleración muy seria”, dijo John Fox, presidente y director ejecutivo de Beaumont Health, el sistema más grande del estado. Los pacientes hospitalizados con COVID-19 se han triplicado en menos de un mes en los ocho hospitales de Beaumont en el área de Detroit, dijo.

Mientras tanto la gobernadora Gretchen Whitmer dijo que Michigan se encuentra ahora en la "peor parte" de la pandemia. No descartó nuevas restricciones, pero dijo que las personas no necesitan una orden ejecutiva o un juez para "tomar decisiones inteligentes para ellos y sus familias".

“A menos que actuemos juntos ahora mismo, podríamos estar alcanzando nuestro pico diario de muertes en Michigan en Navidad”, dijo.

A diferencia de hace seis meses, el virus está aumentando en todo el estado, no solo en el área metropolitana de Detroit, lo que dificulta la gestión de los hospitales al transferir pacientes o traer personal de otros lugares. Los ejecutivos del hospital se hicieron eco de las súplicas de Whitmer y los expertos en salud pública para usar una máscara, distanciarse socialmente, limitar las reuniones y lavarse las manos, y señalaron que hasta el 40% de las personas infectadas no presentan síntomas. Algunos informaron de una resistencia continua a las cubiertas faciales de algunos visitantes.

El estado reportó 6,940 nuevas infecciones el jueves, un nuevo récord y 45 muertes adicionales. La tasa de positividad promedio de siete días, 10.2%, fue la última tan alta a fines de abril, cuando las pruebas fueron mucho menos sólidas.

Ed Ness, presidente y director ejecutivo de Munson Healthcare, que opera nueve hospitales en el norte de Michigan, dijo que los pacientes con COVID casi se han cuadriplicado en un mes.

"No importa dónde vivas", dijo. “Incluso en nuestras comunidades rurales, hay que ser diligente. ... En los hospitales más pequeños, son el único hospital de una comunidad. No hay válvula de seguridad ".

Los administradores del hospital dijeron que no es necesario que el gobierno imponga una orden amplia de quedarse en casa como en la primavera, pero que pueden ser necesarias algunas restricciones específicas. Quieren evitar prohibir los procedimientos electivos o que no sean de emergencia, una prohibición que el gobernador ordenó al principio de la pandemia y luego levantó. Dijeron que tienen planes de contingencia, equipo de protección personal adecuado y que su preocupación es menos por la capacidad de las camas y más por los médicos y enfermeras que dan positivo y están sobrecargados de trabajo a medida que el virus se propaga por sus comunidades.

Cuando se les preguntó si el estado debería abrir o reabrir hospitales de campaña, los ejecutivos advirtieron que no son una panacea y dijeron que dotarlos de personal podría ser problemático porque todo el país enfrenta casos en aumento.

Brian Peters, director ejecutivo de la Asociación de Salud y Hospitales de Michigan, dijo que las instalaciones de atención alternativa con personal adecuado podrían ser un "lugar de aterrizaje" para los pacientes que están listos para ser dados de alta pero cuyos hogares de ancianos no pueden o no quieren readmitirlos.

Subcategories

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Andrés Abreu, Ramón Peralta,. Lupe Montigny y Daniel Castro, comentan sobre las recientes elecciones.

FOTO NOTICIAS