ULTIMAS NOTICIAS

El 29 de junio de 2020, el 'Tríptico inspirado por el Oresteia de Esquilo' de Francis Bacon se subastó por 84,6 millones de dólares (75 millones de euros) en Sotheby's, en un evento de subastas globales que alcanzó un total de 363.2 millones de dólares.

Francis Bacon fue un pintor de estilo figurativo idiosincrásico, caracterizado por el empleo de la deformación pictórica y gran ambigüedad en el plano intencional

Francis Bacon realizó algunas de las pinturas más impactantes y desgarradoras del arte contemporáneo.

La obra pictórica de Francis Bacon se inscribe en el marco de la pintura figurativa realizada después de la Segunda Guerra Mundial, el así denominado "arte de posguerra"

A la pintura de Bacon también se la considera en términos de "Arte Existencialista". Y, si bien todas las designaciones mencionadas son pertinentes en el caso de Bacon (y a veces incluso complementarias entre ellas), lo cierto es que la pintura de Bacon suele por lo general resistirse a ser clasificada. Y ello no es accidental: a lo largo de su carrera como pintor, Bacon declaró no pertenecer a ningún movimiento artístico, sin por otra parte alinearse o identificarse con ninguno ellos. Solo Picasso representaba para Bacon la gran fuerza creadora e inspiradora, el referente artístico potente por excelencia y el punto de partida para toda posible contribución del anglo-irlandés en su quehacer plástico. En efecto, Bacon se inició en el arte desarrollando una línea pictórica postpicasiana y basándose en la vía abierta que Picasso dejó entre la figuración y la desfiguración.47​

Bacon plasmó considerable angustia en sus cuadros. Trabajó la representación de la figura humana pero desfigurándola y posicionándola en espacios cerrados e indeterminados.

Inicialmente la pintura de Bacon involucró una enorme tensión y una imaginería rayana al sensacionalismo; con el correr de los años, la tensión gradualmente tendió a mermar en su obra y el pintor llegó a crear imágenes que continuaron en cierta medida siendo inquietantes pero que también resultaban exultantes de esteticidad. La teatralidad y la magnificencia fueron dos factores cruciales en la producción artística de Bacon y, en buena parte, fue gracias a estos aspectos de su obra que Bacon alcanzó el éxito como pintor.​

Según Bacon, su arte es en gran medida autobiográfico. Pero para desarrollarlo, Bacon recurrió a un sinnúmero de imágenes provenientes de la Historia del Arte, los medios de comunicación masiva, y fotografías e ilustraciones médicas provenientes de manuales diversos.​

Algunas de sus primeras obras reflejan influencias de Picasso, otras incorporan elementos provenientes de la imaginería de Grünewald, Poussin, Rembrandt, Soutine y Cimabue; otras más poseen sus referentes en aquellas de Velázquez, Van Gogh, Miguel Ángel, Degas, Goya o Ingres.​ Pero en todos los casos, las fuentes de inspiración son drásticamente transformadas y trascendidas por la propia intervención de Bacon.​ 

Crucifixión y animalidad, aislamiento y cópula, aprensión y crisis, deterioro, soledad, nostalgia y muerte son algunos de los temas frecuentemente abordados por Bacon en su imaginería pictórica.​ En no pocas de sus pinturas Bacon evoca la violencia de la Segunda Guerra Mundial, entremezclándola con vivencias íntimas suyas. En su serie de Crucifixiones (1933-1968) y en un cuadro titulado Cabeza rodeada de flancos bovinos de 1954,53​ Bacon rememora tangencial e insistentemente aquello que lo obsesiona: la agresividad del ser vivo y aquello que él entiende como su innata e inexorable inclinación hacia la violencia.

El evento en Sotheby's consistió en una serie de tres subastas, realizadas remotamente por el presidente y subastador Oliver Barker desde Londres, recibiendo ofertas de los especialistas de Sotheby's desde Nueva York, Hong Kong y Londres, así como de los potenciales compradores en línea.La subasta contemporánea fue liderada por una obra maestra de Francis Bacon "Tríptico inspirado en el Oresteia de Esquilo", de 1981, que se subastó por 84.6 millones de dólares (75 millones de euros), marcando el tercer precio más alto por una obra del artista en subasta. Inspirado en la trilogía de tragedias griegas de Esquilo, que datan del siglo V a. C., el tríptico se erige como una de las obras más ambiciosas, enigmáticas e importantes de la obra de Bacon, y es un hito del arte del siglo XX.

La obra maestra de Jean-Michel Basquiat 'Sin título (Cabeza)' alcanzó los 15,2 millones de dólares, marcando un nuevo récord mundial de subasta para una obra sobre papel del artista, así como el precio más alto de Sotheby's para una obra vendida a un postor en línea.

La subasta final de la noche contó con 11 obras de "The Vanguard Spirit", que en conjunto lograron 26,6 millones y establecieron 5 nuevos récords mundiales de subasta. La colección representa uno de los conjuntos privados más distinguidos de arte surrealista y moderno de América Latina que haya aparecido en una subasta. La obra más destacada fue "Omi Obini" de Wifredo Lam de 1943, que se vendió por 9,6 millones, un nuevo récord mundial de subasta para Lam.

 


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

 

Video de hoy

Andrés Abreu y Gabriela Hill pasan revista a las infomaciones más importantes de la edición de El Vocero Hispano de fecha 14 de agosto del 2020.

FOTO NOTICIAS