ULTIMAS NOTICIAS

NOGALES, Arizona, EE.UU (EVH) — Evan Kory empezó a llamar a mujeres del estado mexicano de Sonora que iban a casarse para preguntarles si querían que les enviase sus vestidos de novia desde su negocio en Arizona poco antes de que Estados Unidos cerrase su frontera con México y Canadá por el coronavirus.

Su negocio, que lleva el nombre de su familia, en la ciudad fronteriza de Nogales era popular entre las novias de lado mexicano de la frontera por su gran variedad de vestidos a buen precio, indicó Kory. La tienda, fundada por la familia de Kory hace medio siglo, se encuentra a pasos de un cerco fronterizo, pero está cerrada desde hace un año por el COVID-19 en vista de que sus principales clientes, los mexicanos, básicamente no pueden cruzar a Estados Unidos para hacer compras.

Unos 2.500 kilómetros (1.600 millas) al norte, en Oroville, otra ciudad fronteriza del estado de Washington, esta vez con Canadá, Roxie Pelton vive una situación parecida. El movimiento en su tienda de envíos y recepción de paquetes disminuyó un 82% respecto al año pasado porque la mayoría de los canadienses que usan sus servicios para recibir sus compras por internet del lado estadounidense de la frontera (para evitar los costos de envíos internacionales) no pueden cruzar la frontera para recoger los artículos.

El verano pasado, Pelton, de 72 años, tuvo que despedir a sus dos empleados y ahora maneja el negocio sola.

“Llegué hasta aquí. Ruego para que pueda resistir hasta que reabra la frontera”, dijo Pelton el mes pasado.

En las ciudades estadounidense de las fronteras con México y Estados Unidos abundan los pequeños comercios muy golpeados por los cierres parciales de las fronteras internacionales de Estados Unidos. Rigen desde el año pasado restricciones a los viajes no esenciales para contener la propagación del virus, las cuales se extienden todos los meses. Las únicas excepciones son el comercio, los camiones de carga y las cadenas de abastecimiento vitales.

Los pequeños comercios, los residentes y las cámaras de comercio locales dicen que el impacto financiero ha sido profundo, lo mismo que el impacto en la vida de comunidades cuyos residentes están acostumbrados a hacer compras, trabajar e incluso dormir en dos países distintos.

“Las comunidades fronterizas dependen de los cruces diarios de turistas”, declararon los presidentes de diez cámaras de comercio de ciudades fronterizas con México de Arizona, Texas y California en una carta enviada el mes pasado a los departamentos de Seguridad Nacional y de Transportes. Pidieron al gobierno que permitiese el ingreso de turistas con visas.

https://apnews.com/article/noticias-d99270813605c4f74815bb1c4bda33ce


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Andres Abreu y Ramón Peralta conversan sobre las ultimas noticias.

FOTO NOTICIAS