ULTIMAS NOTICIAS

El rey Luis XVI fue condenado a muerte en la guillotina por el gobierno revolucionario de la Convención, surgido en la revolución francesa el 21 de enero de 1793, declarado culpable de "conspiración contra la libertad pública y de atentado contra la seguridad nacional"

Luis XVI (1754-1793) asumió el trono de Francia en 1774, a fines de 1780 debió enfrentar una crisis económica y financiera que generó enfrentamientos en el gobierno, debilitando de tal manera su poder que precipitó el estallido revolucionario de 1789.

En julio de 1789 comienza el proceso revolucionario en Francia. En su primera etapa, el gobierno revolucionario liderado por algunos sectores de la nobleza y la alta burguesía, elaboran la Constitución de 1791, donde se establece una monarquía limitada, con un poder Ejecutivo en manos del rey y un Legislativo constituido por la Asamblea Legislativa, elegida por sufragio censatario.

Al llegar el año 1792, el gobierno revolucionario vivía una profunda crisis. La nobleza y el clero refractario, liderados por el rey y su esposa, María Antonieta, heredera del trono del imperio de Austria, se organizaban para hacer caer la revolución, en alianza con las potencias europeas absolutistas (Austria, Prusia), a quienes solicitaron la invasión a Francia.

Una serie de hechos habían puesto de manifiesto las acciones del monarca contra la revolución y su complicidad con los contrarrevolucionarios: en junio de 1791 fue capturado en un intento de huida por la frontera francesa hacia Austria; los vetos sucesivos a resoluciones de la Asamblea sobre la defensa de la revolución frente a la invasión y a sus enemigos internos, aumentaron las discrepancias entre ambos poderes del gobierno y los diversos grupos políticos que conformaban la Asamblea; el manifiesto del duque de Brunswik (general prusiano) declaraba que sus tropas, en territorio francés, "quieren librar al rey y a su familia del cautiverio en que los tienen los revolucionarios" (agosto de 1792).

Este manifiesto probó la complicidad del rey con la invasión y generó una insurrección popular en París contra la monarquía por pactar con el enemigo, pidiendo el destronamiento del rey. Se produce la caída de la Asamblea Legislativa, convocando a la elección, por sufragio universal masculino de una Convención. Este es el fin de la Monarquía y la instauración de la República, desterrando a la realeza y a la aristocracia del poder político, la burguesía asume el gobierno con un movimiento popular armado y organizado (sobretodo en París) para la defensa de la revolución.

Es esta Convención, dividida entre Girondinos partidarios de indultar al rey y Jacobinos quienes plantean la pena de muerte, la que somete al rey a juicio desde noviembre de 1792 a enero de 1793, condenándolo a la guillotina.

Con Información de: Uruguay Educa

 

Los Acuerdos de Paz de Chapultepec fueron un conjunto de acuerdos firmados el jueves 16 de enero de 1992 entre el Gobierno de El Salvador y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en el Castillo de Chapultepec, México, que pusieron fin a doce años de Guerra Civil de El Salvador en el país.

Las primeras negociaciones entre gobierno y guerrilla fueron acercamientos al diálogo, sin obtener verdaderos acuerdos que derivasen en el fin del conflicto.​ Tras varias rondas de negociación, el número de víctimas seguía creciendo y la polarización política dificultaba la finalización pacífica de la guerra.

En 1989, tras la intervención de Naciones Unidas,​ se iniciaron negociaciones que arrojaron acuerdos concretos para la salida consensuada al conflicto. Se nombraron comisiones negociadoras por ambas partes y se estableció una agenda para tratar los puntos álgidos por resolver.​ Como resultado de la negociación, se produjeron varios acuerdos y modificaciones de la Constitución de la República, que permitieron que ambas partes cedieran hasta lograr un consenso, en parte forzados por factores internos y externos que influyeron en las decisiones.​

El documento final de los acuerdos se dividió en 9 capítulos que abarcan 5 áreas fundamentales: modificación de las Fuerzas Armadas, creación de la Policía Nacional Civil, modificaciones al sistema judicial y aplicación de leyes de defensa de los Derechos Humanos, modificación en el sistema electoral y adopción de medidas en el campo económico y social. El cumplimiento de los acuerdos se dio bajo la tutela de una misión especial de Naciones Unidas, la cual dio un cierre final tras 3 años de gestión.

La guerra civil salvadoreña fue el conflicto bélico interno ocurrido en el país centroamericano en el que se enfrentaron las Fuerzas Armadas de El Salvador y las fuerzas insurgentes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). El conflicto nunca fue declarado en forma oficial, pero se considera usualmente que se desarrolló entre el 10 de enero de 1981 y el 16 de enero de 1992, cuando se firmaron los “acuerdos de Chapultepec” en la Ciudad de México.

El número de víctimas de esta confrontación armada ha sido calculado en más de 70,000 muertos y 8000 desaparecidos. El acuerdo de paz, permitió la desmovilización de las fuerzas guerrilleras y su incorporación a la vida política del país.

Las primeras elecciones después de la guerra se realizaron en 1994 y en el año 2009 el FMLN llegó al gobierno del país centroamericano por la vía de las urnas.

Con información de Wikipedia

 

Por Alfredo López

El miércoles 30 de diciembre de 1903, en plenas navidades, en el Iroquois Theatre de Chicago se representaba en su sesión del mediodía la obra ‘Sr. Barba Azul’ y que se trataba de una adaptación musical para todos los públicos del célebre cuento homónimo del francés Charles Perrault.

La sala, con un aforo superior a las 1.600 butacas, estaba abarrotada por un público familiar, siendo principalmente los espectadores que ocupaban la mayoría de las localidades mujeres acompañadas por sus hijos. Pero el público asistente era muy superior al aforo, ya que se vendieron alrededor de 400 entradas a público que estaba de pie en los huecos y pasillos.

El teatro Iroquois se había inaugurado tan solo cinco semanas antes y se había convertido en uno de los acontecimientos sociales y culturales de la sociedad chicagüense, quienes asistían a todas sus representaciones en una de las salas más modernas y espectaculares de la época.

Disponía de tres plantas entre las que se repartían las mil seiscientas localidades: la platea (donde se situaban las personas de clase media), los palcos del primer piso (para los más pudientes de clase alta) y una galería o anfiteatro (de butacas a menor coste).

Las fechas navideñas, además de poder acudir a una representación en el flamante teatro, propició para que la sala estuviese llena de público ansioso de disfrutar de la experiencia.

Pero, tal y como ya ha ocurrido en otras ocasiones a lo largo de la Historia, una concatenación de errores y malas decisiones provocó que aquel 30 de diciembre de 1903 tuviera lugar la mayor tragedia acontecida en una sala de teatro de Estados Unidos y una de las peores vividas en Chicago (evidentemente sin olvidar el gran incendio de 1871 que asoló la ciudad).

Poco después de las tres de la tarde, tras iniciarse el segundo acto, una de las lámparas que iluminaba el escenario desde el foso tuvo un cortocircuito (posiblemente por sobrecalentamiento), provocando que saltaran unas chispas que empezó a incendiar todo lo que había alrededor e iniciando un camino de fuego hacia arriba, quemando velozmente telones y decorados, para acabar arrasando con todo el teatro.

A pesar de ser un edificio de nueva construcción el teatro Iroquois contaba con una serie de deficiencias que provocó que el incendio no solo lo redujese en cenizas, sino que fallecieran más de seiscientas personas que no pudieron escapar de las llamas (concretamente 602 muertos y 250 heridos graves).

Uno de los mayores problemas con los que se encontró el público para poder salir de allí fue que las puertas de acceso a la calle no se abrían hacia afuera sino hacia el interior y la avalancha humana que corrió hacia ellas provocó que se hiciera un tapón de personas, en estado de shock, que impedían abrirlas.

A pesar de ser un gran edificio, el teatro tampoco contaba con suficientes tomas de agua y solo había media docena de extintores que de nada sirvieron, ante la magnitud del incendio.

Quienes primero pudieron salir del teatro en llamas fueron aquellos que se encontraban de pie viendo el espectáculo y los de las localidades más baratas (ya que había un acceso directo desde la calle hasta el anfiteatro superior), aunque muchas de las escaleras contra incendios todavía estaban sin terminar.

Quienes peor lo tuvieron para salir de allí fueron los que ocupaban localidades más caras (platea y palcos) debido a que era la zona más cercana al escenario, donde se inició el incendio.

Entre los fallecidos (la mayoría mujeres y niños) hubo un gran número de pertenecientes a las familias más importantes y de la clase alta chicagüense.

Numerosos son los expertos que ponen el trágico incendio del teatro Iroquois de Chicago como uno de los más claros ejemplos de despropósitos e ineptitudes, sirviendo para explicar cómo no se debe realizar la construcción de un edificio que en sus salas albergue una multitud de personas y, sobre todo, cómo no se debe gestionar una emergencia y evacuación.

 

 

 

El 7 de enero del 1943, a la edad de 87 años murió Nikola Tesla. Fue un ingeniero eléctrico y mecánico nacido en Croacia que luego se nacionalizó estadounidense. Estudió ingeniería y física en la década de 1870 sin obtener un título, aunque adquirió experiencia práctica a principios de la década de 1880 trabajando en telefonía en la empresa Continental Edison en la nueva industria de la energía eléctrica.

En 1884 emigró a Estados Unidos, donde adquirió la doble nacionalidad. Trabajó durante un corto tiempo en Edison Machine Works en Nueva York antes de emprender el camino por su cuenta.

Con la ayuda de socios para financiar y comercializar sus ideas, Tesla fundó laboratorios y empresas en Nueva York para desarrollar dispositivos eléctricos y mecánicos. Su motor asíncrono de corriente alterna (CA) y las patentes relacionadas con el sistema polifásico, licenciadas por Westinghouse Electric en 1888, le reportaron grandes sumas de dinero y además se convirtieron en la piedra angular del sistema polifásico finalmente comercializado por esta empresa.

En sus intentos por desarrollar inventos que pudiera patentar y comercializar, Tesla realizó experimentos con osciladores/generadores mecánicos, tubos de descarga eléctrica y las primeras imágenes de rayos X. También construyó uno de los primeros barcos con control remoto inalámbrico. Adquirió fama como inventor, mostrando en su laboratorio los logros a numerosas personalidades y patrocinadores adinerados, además de sobresalir por su talento para el espectáculo en conferencias públicas. A lo largo de la década de 1890, Tesla siguió investigando sobre iluminación y la distribución inalámbricas de energía eléctrica por todo el mundo a través de sus experimentos con energía de alta tensión y alta frecuencia en Nueva York y Colorado Springs.

En 1893 anunció la posibilidad de establecer comunicación inalámbrica con sus dispositivos y trató de ponerlo en práctica en su proyecto inconcluso de la Wardenclyffe Tower, un transmisor de potencia y comunicación inalámbrica intercontinental, pero se quedó sin fondos antes de poder completarlo.​

Después, Tesla experimentó con otras invenciones en las décadas de 1910 y 1920 con diverso éxito. Tras gastar la mayor parte de su dinero, vivió en varios hoteles de Nueva York, en los que dejó facturas sin abonar. Murió en esa ciudad en enero de 1943.​ El trabajo de Tesla cayó en un relativo olvido después de su muerte, pero en 1960 la unidad de inducción electromagnética en el Sistema Internacional de Unidades fue nombrada tesla en su honor.​ Desde la década de 1990 hay un claro resurgimiento del reconocimiento de sus aportaciones a la ciencia.8

Con información de Wikipedia.

 

 

 

 

 

 

Por Andrés Abreu

 

El 24 diciembre de 1979, miles soldados soviéticos entraron a territorio afgano en medio de una caótica situación política causada en gran medida por la influencia extranjera en la vida de la pequeña nación.

Afganistán vivió dos guerras contra los invasores ingleses, sufrió el desmembramiento político causado por emires autoproclamados y para los años 60s se encamina a ser un régimen modelo en el convulsionado mundo árabe.

El Partido del Pueblo había estado gobernando y modernizando el país desde 1965.  En abril de 1978 asumió el poder Nur Mohammad Taraki, un escritor fundador del Partido Democrático Popular de Afganistán, quien emprendió impresionantes reformas democráticas que incluían la igualdad de derechos de las mujeres, el derecho a los sindicatos, garantías constitucionales sobre los ciudadanos y una extensa reforma agraria.  Cinco meses después su propio primer ministro, Hafizullah Amin, le dio un golpe de estado, secuestrando a él y alegando que este estaba enfermo y le había designado como su sucesor.

Amin, en realidad era un agente de la CIA quien fruto de un intenso entrenamiento en Estados Unidos había sabido ganarse una alta posición en el gobierno de Taraki.  Se mostraba como un seguidor del líder afgano realizando toda clase de eventos en su honor.

Al tomar el poder Amin trató de despojar de cualquier duda al gobierno soviético sobre sus intenciones proclamando su “profunda amistad” con la URSS y prometiendo continuar la obra de Taraki.  Pero fue todo lo contrario, estableció un régimen totalitario y criminal ordenando el asesinato de los ministros fieles a Taraki.  Comenzó a acercarse a Estados Unidos y a alejarse de los soviéticos hasta que éstos se enteraron de todo lo que se cosía tras bastidores.  Nur Mohammad Taraki fue en realidad asesinado por orden de Amin y nunca estuvo enfermo ni renunció al poder.

El 24 de diciembre de 1979 sorpresiva pero cautelosamente organizada comenzó la invasión soviética. Miles de paracaidistas rusos descendía en los suburbios de Kabul al tiempo que el poderoso ejercito sitiaba a las fuerzas armada afganas y el palacio.  Miles de soldados soviéticos avanzaron vestidos de militares afganos.

Los soviéticos sabían que el interés de Estados Unidos sobre Afganistán era colocar misiles en dirección a Moscú.

En la invasión murieron centenares de soldados de élite afganos y el presidente de facto Amin.

La ocupación soviética sobre Afganistán duró 10 años en los cuales se formaron al menos siete grupos opositores armados apoyados por Estados Unidos.

La administración de George H. Bush invirtió miles de millones de dólares en armas sofisticadas para que los rebeldes afganos enfrentaran a las tropas de ocupación rusas.

Al retirarse forzosamente la URSS del país, los fundamentalistas musulmanes tomaron el poder echando atrás todos los avances en cuanto a los derechos constitucionales y de la mujer.

La administración de Bill Clinton enfrentó al gobierno de los talibanes por los abusos contra las mujeres y éstos se declararon enemigos de Estados Unidos. Destruyeron las legendarias estatuas de Buda y le dieron albergue al terrorista saudí Osama Bin Laden, quien luego organizó los ataques terroristas en territorio norteamericano del 11 de septiembre del 2001.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

FOLLOW US

 
   

 

Video de hoy

Esta Semana con El Vocero Hispano: Edición 1270

 

Andrés Abreu y Edith Reyes comentan sobre las noticias en la edicion 1269 (14 de enero del 2022) de El Vocero Hispano.

FOTO NOTICIAS