ULTIMAS NOTICIAS

GRAND RAPIDS, MICHIGAN (KCHD)- El Departamento de Salud del Condado de Kent (KCHD) urge a los residentes a colaborar para enlentecer la propagación del COVID-19. Las estadísticas actuales del COVID-19 del Condado de Kent son alarmantes y más altas que en cualquier otro momento de la pandemia: 

  • El índice de positividad actual en las pruebas de detección es del 22.8 por ciento, 
  • El promedio de 7 días para casos nuevos es de 645, y 
  • Los hospitales y unidades de cuidados intensivos locales están funcionando a una capacidad extremadamente alta. 

“Esta es una crisis para todos quienes vivimos y trabajamos en el Condado de Kent” dijo el Dr. Adam London, Director del KCHD. “La capacidad de los hospitales de brindar atención, que se ve agravada debido a la escasez de personal, se encuentra en un punto de quiebre. Es de esperar que todos veamos un aumento en los tiempos de espera para la atención de emergencia, de urgencia y primaria además de demoras en los traslados en ambulancia y en algunos procedimientos quirúrgicos hasta que controlemos la propagación del COVID-19 en la comunidad”. 

A medida que se acerca a la temporada festiva, el KCHD les pide a los residentes que hagan todo lo que esté a su alcance para ayudar a reducir el índice de transmisión, conservar el acceso a un sistema de atención a la salud ya agotado, y a proteger a los más vulnerables de nuestra comunidad. 

  • Vacúnese contra el COVID-19 y contra la gripe. Las vacunas están ampliamente disponibles, son seguras y eficaces. De acuerdo con los líderes de nuestros hospitales locales, la mayoría de las personas que están hospitalizadas actualmente con COVID-19 no están vacunadas. Si más personas se vacunan, esto ayudaría enormemente a reducir la cantidad de pacientes de COVID-19 en nuestros hospitales. También se les pide encarecidamente a los residentes que se vacunen contra la gripe. 
  • Use mascarillas en lugares públicos. Si bien las mascarillas no son perfectas, proporcionan una capa de protección adicional al reducir la propagación de gotitas cargadas de virus en el aire exhalado. Las mascarillas son especialmente importantes para las personas no vacunadas, que no están totalmente vacunadas, que pueden estar infectadas y no presentar síntomas, o que tienen problemas de salud que los hacen más vulnerables a enfermarse si se infectan con COVID-19. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan emitió una recomendación sobre el uso de mascarillas durante la temporada festiva. 
  • Hágase la prueba. Para ayudar a reducir la propagación del virus, es importante hacerse la prueba: 
    • -si ha estado cerca de alguna persona con COVID-19, 
    • -si presenta algún síntoma de COVID-19, 
    • -antes de asistir a reuniones en el interior con personas de más de 65 años o que tengan afecciones de salud subyacentes. 

Si ha estado cerca de alguien con COVID-19 o tiene síntomas, hágase la prueba cinco días después de la exposición. Puede ser difícil determinar si es un resfrío, gripe o COVID. Después de hacerse la prueba, quédese en casa y alejado de los demás hasta recibir los resultados. Visite vaccinatewestmi.com para encontrar un centro de vacunación para recibir la vacuna contra el COVID-19, un refuerzo o la vacuna contra la gripe. 






LOUISVILLE, Kentucky, EE.UU. (AP) — Cadell Walker se apresuró a vacunar a su hija de nueve años Salomé contra el COVID-19, no solo para protegerla a ella sino también para evitar la propagación del virus y el surgimiento de nuevas variantes más peligrosas.

“Ama a tu prójimo. Siempre creí en eso y quiero ser un buen miembro de la comunidad, y transmitirle esa forma de pensar a mi hija”, expresó esta mujer de 40 años que hace poco llevó a su hija a una escuela secundaria para que la vacunasen. “La única forma de derrotar al COVID es que todos trabajemos en forma colectiva por el bien común”.

Los científicos están de acuerdo con ella. Cada nueva infección, ya sea de un adulto en Yemen o de un niño en Kentucky, le da al virus una oportunidad de mutar. Al proteger a nuevos segmentos de la población de todo el mundo, se reducen esas oportunidades.

Estos esfuerzos ganaron fuerza ahora que 28 millones de niños de cinco a 11 años de Estados Unidos pueden recibir dosis para menores de la vacuna de Pfizer-BioNTech. Medidas tomadas en otros países, como la decisión de Austria de exigir a todos los adultos que se vacunasen, ayudarán a reducir las oportunidades de nuevas infecciones.

La vacunación de los niños reduce la propagación silenciosa del virus, ya que la mayoría de ellos no tienen síntomas o son muy leves cuando se contagian. Cuando el virus se propaga sin que nadie lo note, dicen los científicos, es imposible combatirlo. Y cuanta más gente se contagie, más posibilidades hay de que surjan nuevas variantes.

David O’Connor, virólogo de la Universidad de Wisconsin-Madison, dice que las infecciones son como “billetes de lotería que le damos al virus”. ¿El premio? Una variante más contagiosa que la variante delta actualmente en circulación.

“Cuanta menos gente se infecte, menos probabilidades tendrá el virus de sacarse la lotería y de que surjan nuevas variantes”, expresó O’Connor. Añadió que el virus tendrá más posibilidades de mutar en personas con sistemas inmunológicos débiles, en los que sobrevive por mucho tiempo.

Los investigadores no se ponen de acuerdo en torno a hasta qué punto los niños pueden incidir en el rumbo que toma la pandemia. Las primeras investigaciones indican que no contribuyeron demasiado a la propagación del brote. Pero algunos expertos creen que los niños desempeñaron un papel importante en la propagación de variantes contagiosas como la alpha y la delta.

Vacunar a los niños podría ser importante con miras al futuro, según estimados del COVID-19 Scenario Modeling Hub, que reúne información de universidades y médicos que consolida modelos de cómo puede desarrollarse la pandemia. Los últimos estimados de ese centro revelan que entre noviembre de este año y el 12 de marzo del 2022, la vacunación de niños en Estados Unidos podría prevenir unos 430.000 contagios si no surgen nuevas variantes. Si apareciese una variante un 50% más transmisible que la delta, se prevendrían 860.000 muertes, lo que representaría un “gran impacto”, de acuerdo con el coordinador del proyecto Katriona Shea, de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Delta sigue siendo la variante dominante por ahora. En Estados Unidos representa el 99% de los casos analizados. Los científicos no saben bien por qué. El doctor Stuart Campbell Ray, experto en enfermedades contagiosas de la Universidad Johns Hopkins, dijo que tal vez se deba a que es más infecciosa o a que puede estar evitando al menos en parte la protección que las vacunas dan a la gente o la que tienen quienes ya se habían contagiado una vez.

“Es probablemente una combinación de esas cosas”, manifestó. “Pero también hay crecientes pruebas de que el delta es más efectivo, que puede crecer más rápidamente que otras variantes”.

Ray dijo que el delta es “una gran familia” de virus y que el mundo puede estar nadando en una “sopa de delta”.

“Hay muchas cepas de delta que circulan en numerosos sitios, sin que haya un ganador claro”, declaró.

Los expertos, por otro lado, dicen que hay variantes peligrosas que podrían surgir en partes poco vacunadas del mundo y de allí propagarse.

Por Dra. Abha G Varma, MD

Especialista en Medicina Interna

Doctorabha.com

 

Lo que comenzó como una enfermedad viral misteriosa que se extendió por todo el mundo, se ha convertido en una carga médica, financiera y social más allá de toda medida o control. El COVID-19, una partícula viral cambiante que aún puede aprender a evadir las vacunas a medida que muta más allá de su tipo salvaje, ha obligado a una pausa internacional nunca vista en nuestra vida.

Las pandemias ocurren una vez en la vida, no, una vez en un siglo. Este virus ha puesto a prueba nuestra fe en la ciencia y en la humanidad, ya que millones han perdido sus puestos de trabajo, se han gastado miles de millones en restaurar la economía y miles de millones más en una carrera por la cura. ¿Cómo nos calificaremos a nosotros mismos? ¿Y qué habremos aprendido?

La gravedad del virus es indiscutible.

El Covid-19 es real, es mortal, y continúa infectando y cobrando vidas. Entonces, ¿cómo podemos pensar en abrir el país como si hubiéramos ganado esta pelea? ¿Cómo podemos actuar en comunión entre amigos y familiares, extraños y compañeros de trabajo como si la pandemia hubiera terminado? La apertura del país puede ser considerada por algunos como un triunfo, pero por otros, como un error de cálculo prematuro.

Cualquier sugerencia de ganar esta pelea dependerá de que una nación comprometida trabaje en conjunto para comprender el daño que el COVID-19 ha causado (750,000 y un número creciente de vidas perdidas aquí solo en los EE. UU.) Con casos positivos aún existentes, focos de estadounidenses aún sin vacunar y vidas más jóvenes ocupando camas de hospital.

La confianza en el sistema y aceptar al mandato de la máscara y las restricciones pueden llegar a considerarse ambiciosas. La intención de una administración de lograr un hito heroico para el 4 de julio se basó en gran medida en un impulso que no prevaleció después de abril. Si bien ninguna aspiración está garantizada, la pregunta de por qué no podemos considerar este ambicioso objetivo de lograr la inmunidad colectiva (75% de la población completamente vacunada) como una victoria colectiva para esta nación rica, es digna de discusión. Un retiro a la soledad y el aislamiento del 2020 no es algo que deba repetirse, pero puede ser necesario una vez más en medio de nuestro lapso de impulso nacional y local.

En la actualidad, el 60% de los habitantes de Michigan han respondido al llamado de la vacunación para abrir nuestros bares, restaurantes, gimnasios, de hecho, nuestras vidas. Todos debemos hacer nuestra parte. Haz las preguntas correctas. Comprometerse con la cura, que es reconocer que este virus se ha cobrado la vida de nuestros seres queridos, mientras que nuestros trabajos se han puesto en peligro y nuestra capacidad para viajar y ver a nuestros amigos y familiares al otro lado de la frontera se ha visto comprometida.

No soy un estratega del miedo. Soy medico. Lo he visto todo. Lo he dicho todo. Lo he escuchado todo. Te lo prometo, mi misión no ha vacilado. Protegerse significa protegerse unos a otros. No podemos estar seguros como individuos hasta que estemos seguros como estado y como nación. Debemos vernos a nosotros mismos como parte de un todo más grande y vulnerable. Cualquier cosa menos presagiará un regreso a la forma en que eran las cosas el año pasado. Haga las preguntas correctas. Consulte a su médico. Confíe en la ciencia, en los hechos, en los datos, no en las historias de unos pocos. El conjunto más amplio ha sido testigo de la pérdida de 5 millones de vidas en nuestro frágil mundo. No podemos permitirnos el lujo de perpetuar esta devastadora pandemia cuando tenemos un milagro científico disponible en forma de una vacuna que es gratuita, en todas las farmacias y disponible para todas las personas de 5 a 105 años. Pregúnteme. Pregúntele a sus médicos de confianza. Obtenga información y permita que la atención médica responda a sus preguntas.

 

www.fox17online.com Lunes a las 7:20 am aparición para la discusión de Covid19

 

(BOSTON)- Una investigación presentada el jueves, noviembre 11 en la conferencia internacional Clinical Trials on Alzheimer's Disease (CTAD) en Boston, indica que se puede usar un análisis de sangre para identificar a las personas con una mayor probabilidad de tener amiloide cerebral, una proteína que es un factor de riesgo para desarrollar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer.

La investigación muestra que un nuevo análisis de sangre que tiene una precisión del 81% para predecir el nivel de amiloide, el método tradicional para determinar la acumulación de placas amiloides en el cerebro, entre personas que no muestran síntomas de la enfermedad de Alzheimer. Por primera vez, el análisis de sangre se utilizará en un ensayo clínico con el objetivo de prevenir los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, llamado Estudio AHEAD, que está inscribiendo a personas de 55 años.

"El examen de detección en sangre es un gran paso adelante en la detección de cambios en el cerebro entre las personas que aún no muestran síntomas de pérdida de memoria", dijo Reisa Sperling, MD, directora del Centro de Investigación y Tratamiento de Alzheimer en Brigham and Women's Hospital, Harvard. Facultad de Medicina y co-investigador principal del Estudio AHEAD.

“La nueva tecnología de análisis de sangre puede ayudar a identificar a quienes tienen más probabilidades de tener cambios cerebrales de la enfermedad de Alzheimer, lo que les permite inscribirse en ensayos de prevención o tratamiento lo antes posible. Este es un logro notable que puede llevar a la detección y el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer mucho antes y, con suerte, algún día, a prevenir la pérdida de memoria asociada con esta devastadora enfermedad ".

Los resultados presentados en CTAD muestran que el análisis de sangre identifica proteínas amiloides específicas en el plasma sanguíneo y es una forma prometedora de evaluar la probabilidad de que alguien tenga acumulación de amiloide en el cerebro.

Otro objetivo importante del estudio AHEAD es reclutar una población diversa de participantes. "También esperamos que esta nueva prueba facilite a las personas de diversos orígenes, especialmente a las personas de color, saber si podrían ser las adecuadas para el estudio al comenzar con este simple análisis de sangre", dijo el Dr. Sperling.

Financiado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y Eisai Inc., una subsidiaria estadounidense de Eisai Co., Ltd., el Estudio AHEAD está inscribiendo a personas entre las edades de 55 y 80 para evaluar si la eliminación de las placas amiloides en el cerebro puede retrasar o prevenir la aparición de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer. El estudio inscribirá a 1,165 participantes de América del Norte, con centros de investigación en 75 comunidades de Estados Unidos y Canadá. Los investigadores creen que el uso de un análisis de sangre de detección reducirá las barreras para participar en los ensayos clínicos, especialmente entre las comunidades de color, que históricamente están subrepresentadas en los ensayos de Alzheimer.

 

 

WASHINGTON (AP) — Unos 900,000 niños de entre 5 y 11 años recibirán su primera dosis de la vacuna contra COVID-19 en la primera semana de elegibilidad, informó el miércoles la Casa Blanca.

La aprobación final de las vacunas para niños fue otorgada el 2 de noviembre y al día siguiente ya había chicos recibiendo la inyección.

Actualmente unas 200,000 farmacias, clínicas y consultorios médicos están ofreciendo la vacuna y el gobierno calcula que para la noche del miércoles más de 900,000 niños habrán recibido su inoculación y otros 700,000 en los días subsiguientes.

Unos 28 millones de chicos entre los 5 y los 11 años pueden recibir la vacuna Pfizer, que tiene un tercio de la potencia de la aplicada para adolescentes y adultos.

Los chicos que reciban sus dos dosis para fines de la semana entrante estarán totalmente inoculados para las fiestas navideñas.

El gobierno está animando a las escuelas a ofrecer vacunas en sus predios, a fin de estimular la participación en la campaña. La Casa Blanca, además, le está pidiendo a los colegios propagar mensajes de expertos de confianza, como médicos o funcionarios de salud locales, a fin de combatir la desinformación.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

FOLLOW US

 
   

 

Video de hoy

Esta Semana con El Vocero Hispano: Edición 1270 // 21 de enero

 

Andrés Abreu y Edith Reyes comentan sobre las noticias en la edicion 1270 (21 de enero del 2022) de El Vocero Hispano.

FOTO NOTICIAS